Los aposentos imperiales del Palacio Hofburg

Es una de las grandes visitas obligadas para todo aquél turista que decida dejarse atrapar con los encantos de Viena. Porque uno de sus grandes itinerarios invita a recorrer el majestuoso Palacio Hofburg, ese enorme edificio que funcionó durante más de seis siglos como residencia oficial de la familia Habsburgo.

Construido a finales del siglo XIII bajo el reinado del emperador Rodolfo I, el palacio es una construcción de gran envergadura que cuenta con numerosos espacios en donde el lujo y la opulencia son los grandes protagonista.

Así es como cuenta con numerosos espacios entre ellos, los famosos aposentos imperiales. Para sumergirse en la vida cotidiana de los monarcas sólo hay que descubrir estas habitaciones pues allí convivieron el emperador Francisco José, Elisabeth y sus hijos además de la corte.

Así es como estas salas fueron testigo de las decisiones políticas más importantes de la historia austriaca así como de la vida privada de la familia imperial.

El lugar es muy amplio y allí podéis visitar las salas para los oficiales imperiales del Estado Mayor, la gran sala de audiencias en donde resalta un cuadro de Peter Krafft, y la sala de conferencias en la que se reunían los ministros y el consejo de la corona. Otro sitio interesante es el despacho del emperador.

La sala de estar y el dormitorio de la esposa de Francisco José son otros espacios atractivos pues están decorados con objetos lujosos y muebles de época. Lo mismo sucede con uno de los baños en el que se puede apreciar el estilo de entonces.
Más allá de las diferencias entre uno y otro ambiente, todos ellos se caracterizan por un estilo Rococó y disponen de antiguos tapices traídos de Bruselas durante los siglos XVII y XVIII. También hay estufas de porcelana, arañas de cristal de Bohemia y mobiliario Luis XV que data del siglo XIX además de joyas de la corona y objetos litúrgicos de la corte.

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Viena


Deja tu comentario