Catedral gótica de San Esteban en Viena

Catedral gótica de San Esteban

Debe ser lo más alto de Viena, no por lo enorme sino por el hecho de constituir lo que más impresiona al pisar tierras de Austria. Allí, en el centro de la ciudad está quizá el corazón de Viena, lo que hace respirar a la ciudad, el símbolo más alto, el edifico gótico de mayor relevancia en esta parte del mundo: la Catedral de San Esteban.

Desde lo lejos ya puedes ver la fantasía de su arquitectura de siglos atrás, pero que el tiempo ha sabido guardar en buen estado con la ayuda del hombre vienés. Esta catedral es un archivo de recuerdos, de memorias del tiempo, cofre de tesoros artísticos que tiene en su interior. Una visita grata que harás en compañía de la memoria fotográfica que deberá ser tu cerebro para no olvidar ningún detalle.

Tú la habías visto a lo lejos con su característico alto campanario y su tejado inclinado, es como una postal, de esas que abundan en los lugares que te ofrecen viajes alrededor del mundo, pero te equivocas, es mucho mejor. Ahora estás cerca de ella y de su historia que se inició en el siglo XII.

Te habías enterado también con información previa a tu llegada que fue casi devastada por un incendio en 1258 aunque luego fue reconstruida íntegramente. Lo que lleva tus ojos será indiscutiblemente La Torre Sur con su campanario de más de 130 metros de altura. Será muy distinto tenerla de tan cerca, será como adquirir el poder de tenerlo todo, de quererlo todo, entonces harás tu ingreso no sin antes recordar que tu cerebro hoy tendrá que grabar todo.

En ese pequeño trance que involucra la visita interior al Catedral Gótica de San Esteban. Atravesarás el pórtico del gigante y sentirás un deseo más intenso de adentrarte en este mágico lugar, asimismo tendrás el privilegio de poder vez la estructura de la Cruz Latina, la Capilla de la Cruz, de estilo gótico, el Mausoleo del príncipe Eugenio de Saboya y las Torres de los Paganos.

Sin duda no dejaras de lado el órgano que se encuentra en la pared y que es sin duda es uno de los más grandes de Europa, este mismo órgano ha servido para conciertos que se han realizado dentro de la famosa catedral, escuchar la música que se desprende de tan añejo órgano es impresionante, ya lo hiciste una vez, pero siempre dicen que en la segunda vez los sentidos se agudiza.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Monumentos de Austria, Viena


Deja tu comentario