Conociendo al pueblo austriaco

Mercado de Navidad en Viena

Transitar las calles de Austria es una experiencia poco habitual para mis sentidos. Y no es por sus espectaculares monumentos o por sus impecables edificios que, por cierto, se han ganado mi admiración cuando tuve la oportunidad de visitar algunas de las ciudades más conocidas del país. Me refiero a otra cosa, a una atmósfera muy particular que percibí desde el mismo momento en el que puse un pie en la estación de tren en la que anclé luego de un largo viaje desde Venecia.

Al igual que sucede con cada país nuevo que conocemos, los habitantes de Austria tienen sus particularidades y lo que primero que me sorprendió al caminar la ciudad fue ver la armonía de este pueblo así como el silencio reinante y omnipresente. Porque definitivamente, no es un país bullicioso. Por el contrario, su población es amable, tranquila, introspectiva. Basta subirse un autobús para comprobarlo.

Recuerdo que el conductor del vehículo fue extremadamente amable y me indicó el camino en perfecto inglés, idioma que hablan una gran cantidad de habitantes. Los pasajeros, entre tanto, parecían sumergidos en su propio planeta, cada uno leyendo en un silencio sepulcral sólo alterado por los sonidos de la calle.

Algo similar sentí al comprar en las tiendas: siempre el mismo silencio, la misma cordialidad. De acuerdo a las descripciones de los libros, los austriacos son muy civilizados y así es como uno será severamente criticado si tira un papel al suelo o si cruza un semáforo en rojo.

El respecto mutuo parece ser una de las grandes adquisiciones de esta población serena, cordial aunque quizá algo individualista y es por eso que es el lugar perfecto para que los turistas viajen y se impregnen de las bondades de un lugar tan maravilloso como éste.

Sin embargo, es ese mismo respeto el que por momentos pareciera transformarse en el propio enemigo. De alguna manera, una población por momentos demasiado contenida se asoma detrás de esa misma cordialidad y deja entrever que hasta los lugares más espléndidos del mundo tienen sus fisuras.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Austria


Comentarios (1)

  1. juan manuel dice:

    por fa mas informasion requeida les agrsdeso por fis por q el 13 de novienvre tengo una esposision

Deja tu comentario