Curiosidades del palacio de Schönbrunn en Viena

palacio de Schönbrunn

El palacio de Schönbrunn es una de las grandes atracciones de la ciudad de Viena. Muchos de nosotros lo conocemos por las películas de Sissi, pero su esplendor es todavía mayor cuando estás frente a él y lo ves en con tus propios ojos.

Los orígenes de este increíble palacio se remontan al 1559, cuando el emperador Maximiliano II mandó construir en la zona un pequeño refugio que le protegiera durante la caza. A partir de entonces, Schönbrunn quedó en el olvido. Pasó más de un siglo y no será hasta el 1687 cuando el emperador Leopoldo I vuelva a interesarse por la construcción. Éste deseaba regalar el palacio a su heredero, el príncipe José I, y encargó una monstruosa construcción imposible de llevar a cabo por cuestiones económicas.

Es definitivamente María Teresa quien recuperaría el interés por el palacio convirtiéndolo en la residencia estival de los Habsburgo. A partir de entonces comienza su ampliación y sus salas se visten del llamado rococó austriaco bajo la dirección de diversos maestros arquitectos, entre los que destaca Johann Ferdinand Hetzendorf von Hohenberg, quien llevó a cabo la construcción de la famosa Glorieta ubicada en la parte más alta de parque.

Hoy en día una gran parte de las habitaciones de Schönbrunn está alquilada en forma de vivienda de protección oficial. Sí, sí, en el mismo palacio de Schönbrunn viven unas 190 familias que alquilan las viviendas a unos precios muy, pero que muy económicos. ¿Podrían imaginarse viviendo en el imperial palacio de Schönbrunn? Y no sólo eso, ¿podrían imaginarse vivir donde Sissi vivió? Desde luego, es increíble.

Otra gran parte del palacio es un museo en el que se puede apreciar la vida de la realeza y, especialmente, vivir el mito de Sissi en primera persona como lo hacen casi 7 millones de visitantes cada año. En el recorrido por el palacio es posible visitar algunos de los aposentos del kaiser Francisco José, que nació y murió en el mismo palacio, así como algunos de los lugares donde Sissi pasó sus primeros años de casada.

palacio de Schönbrunn

El parque es otra de las grandes bellezas de Schöbrunn. En el centro se aprecia un extenso parterre exquisitamente cuidado y al fondo, enclavada en el mismo firmamento vienés surge la Glorieta. Esta construcción hábilmente establecida sobre la colina muestra una de las postales más reconocidas de Viena que a nadie defraudará.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Monumentos de Austria, Viena


Deja tu comentario