Tradiciones de la Pascua en Austria

Pascua en Austria

Llegan los días de Pascua. Días especiales llenos de tradición. Numerosas localidades del mundo entero cubrirán sus calles de procesiones y encuentros religiosos, de creencias y celebraciones. Pues bien, Austria, gran país de tradiciones y costumbres, también se prepara para dar la bienvenida a los días de Semana Santa. Desde hace semanas, se compran los huevos de Pascua que los niños deberán buscar el Domingo. Los más tradicionales se han dedicado desde hace meses a la confección de estos huevos; miles de colores, dibujos y purpurinas adornan aquellos que serán protagonistas de la dicha infantil en estos días.

Según la leyenda es el mismísimo conejo de Pascua el encargado de esconder los huevos para que los niños los encuentren. Este momento se convierte en una gran diversión para toda la familia. Aunque existen juegos tradicionales desarrollados en torno a los huevos rescatados, lo cierto es que cada región, cada pueblo e incluso, cada familia ha elaborado sus propias diversiones.

El huevo es en el país alpino un símbolo de la vida, de la fertilidad o la renovación. Los huevos eran ofrecidos en la antigüedad a la diosa de la primavera. Aunque posteriormente perdieron su valor como ofrendas, fueron siempre considerados por los pueblos germanos como una alegoría de la naturaleza y del tiempo en el que muere el invierno. La historia del conejo de Pascua se introdujo posteriormente en el imaginario cultural austriaco con un éxito tal que ha llegado hasta nuestros días.

Pascua en Austria

Por lo que respecta a la técnicas de decoración, resultan muy variadas y en cada Bundesland podemos encontrar tradiciones totalmente diferentes. Una curiosidad es que algunos huevos suelen estar decorados con citas y dichos populares. Ahora bien, algo ineludible es adornar los huevitos con plantas y flores frescas y añadir el simpático momento de la búsqueda.

También la cocina austriaca aplica toda su energía en la cocción de los pasteles y panes tradicionales de esta temporada. La Osterpinze, que equivaldría de alguna forma a la mona de Pascua española; el Osterbrot o pan de Pascua, ideal para comerlo con el tradicional jamón cocido; o el Kärntner Reindling, una especialidad característica de la provincia de Kärtern consistente en una pieza horneada tipo pan jalonada de pasas y nueces, son algunos de las delicias culinarias pascueras.

Acompaña a todo esto los huevos de chocolate, miles de variadas figuritas y adornos que representan al conejo de Pascua y, por supuesto, si hay suerte, un tiempo dulce y agradable que empieza a acariciar a los mismos Alpes.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Austria, Tradiciones y Fiestas


Deja tu comentario