Celebra San Valentin con una Ruta Romántica

Bad Ischl

Estamos en pleno verano y no es San Valentín, pero el país austríaco nos ofrece una ruta muy especial para todos los enamorados: la Ruta Romántica. Se trata de un recorrido de 380 kilómetros desde Salzburgo a Viena, recorriendo lugares de gran interés cultural como Hallstatt, BadIschl, Steyr, Melk, etc, así hasta 30 sitios muy recomendables entre los que se encuentran palacios, museos, monasterios, abadías, parques naturales, lagos, ríos y grutas.

En nuestro caso, comenzaremos por Salzburgo (el recorrido se puede realizar en ambos sentidos) donde es imprescindible visitar el casco antiguo de procedencia barroca, la fortaleza, la casa de Mozart y perderse por sus maravillosas calles y plazas.

En nuestro camino hacia Viena, puedes realizar tu siguiente parada en la región de Salzkammergut. Visitar el lago de Dachstein o el pueblo de Hallstatt declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad y considerado uno de los pueblos más bonitos del mundo. Continuaremos por Bad Ischl una pequeña ciudad ubicada en el corazón del Salzkammergut, conocida por haber sido residencia oficial veraniega del Emperador Francisco José I y Sissi, lo que la ha hecho llevar el sobrenombre de Balneario Imperial de Sissi.

Impregnados por el romanticismo, visitaremos la Alta Austria: Traunkirchen, junto al lago Traunsee; Gmunden, antigua metrópolis de la sal; Kremsmünster y su museo de instrumentos del castillo; y acercarnos a Wells. Pero todavía hay más, si tanto amor nos lo permite, visitar la ciudad más romántica de Austria, Steyr, considerada una joya de arquitectura medieval. Pasar una noche allí, en uno de los varios hoteles románticos que tiene, puede ser una experiencia inolvidable, sobre todo yendo en pareja.No podemos dejarla sin recorrer su maravillosas calles, el museo de la ciudad, el monasterio de St. Florian. Desde allí, nuestra siguiente parada será Wachau, el valle del Danubio, donde pasearemos por Grein.

En este punto y embriagados por el amor, podemos visitar el monasterio Benedictino de la ciudad de Melk, junto al Danubio, pero con cuidado de tocar algún libro que allí se rodaron escenas de “El nombre de la rosa”. Si lo vuestro es navegar, coged un barco por el río y recorrer entre un magnífico paisaje los kilómetros que os separan de Krems, uno de los focos poblados más importantes a orillas del río, y Tulln, otro lugar que evoca romanticismo por cada una de sus calles.

Desde aquí, llegamos a nuestro destino, Viena. Como toda buena capital, acogerá a los románticos viajeros entre las calles del casco viejo, su catedral y callejuelas históricas, rodeadas por el Ring, famosa avenida monumental donde se encuentran los edificios de la Ópera o el Ayuntamiento.También tenéis que visitar los palacios de Schönbrunn y Hofburg, y los museos de Historia del Arte, el de Historia Natural y los Museos del Belvedere y del Museums Quartier, con obras de Schiele, Kokoschka o Klimt.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Austria


Deja tu comentario