El Palacio Mirabell y sus jardines

El Palacio Mirabell

Como otros lugares de interés de Salzburgo, el Palacio Mirabell, fue construido para un alto miembro del clero quien, como arzobispo, era el líder político de la archidiócesis adinerada de Salzburgo. El palacio, llamado inicialmente “Altenau”, fue construido en 1606 bajo el reinado del príncipe arzobispo Wolf Dietrich von Raitenau como una muestra de su amor por Salome Alt, hija de un destacado comerciante local. Tras la muerte de Wolf Dietrich, el palacio pasó a llamarse “Mirabell” por su sucesor, Markus Sittikus von Hohenems.

Entre 1721 y 1727 el príncipe arzobispo Franz Anton von Harrach rediseñó el Palacio Mirabell, bajo la dirección del famoso arquitecto barroco Lukas von Hildebrandt, integrando los edificios individuales en un complejo autónomo. Por desgracia el palacio fue gravemente dañado en el gran incendio que arrasó la ciudad en 1818.

Los frescos de Johann Michael Rottmayr y Gaetano Fanti fueron algunos de los tesoros perdidos en las llamas. Afortunadamente la gran escalera de mármol que conduce al interior del palacio y la Sala de Mármol se mantuvieron intactas.

En los años siguientes el palacio fue reconstruido siguiendo los planos de Peter de Nobile, consultor de arquitectura de la corte y director de la Escuela de Arquitectura de Viena, quien le dio su actual aspecto neoclásico relativamente modesto. Detalles como los bordes de las ventanas, los capiteles y varios detalles fragmentarios dan testimonio de esplendor del palacio.

La magistral escalera por Lukas von Hildebrandt es una de las más preciadas obras de arte en el palacio de Mirabell. Ángeles simpáticos decoran la barandilla de mármol, las esculturas y estatuas son obra del famoso Georg Raphael Donner, quien construyó la decoración en 1726, y están entre las creaciones más bellas del barroco europeo.

La Sala de Mármol es otra bella pieza del barroco. La que fuera la sala de ceremonias de los príncipes es ahora uno de los salones de bodas más bonitos del mundo. La Sala de Mármol es también un lugar imponente para conferencias, ceremonias y conciertos atmosféricos. La sala rectangular se extiende sobre dos plantas y está decorado con estucos dorados.

El Palacio Mirabell es también famoso por sus esplendidos jardines. La Fuente de Pegaso, una obra de Kaspar Gras de Innsbruck, fue instalada en 1913. Los cuatro grupos de estatuas alrededor de la fuente fueron esculpidas por Ottavio Mosto y simboliza los 4 elementos: fuego, aire, tierra y agua. Hoy en día son una obra maestra de la horticultura y un popular telón de fondo para los fotógrafos.

Foto Vía: Andrew Bossi

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Salzburgo


Deja tu comentario