Hotel Sacher Salzburg, histórico hotel en Salzburgo

Salzburgo

Obras maestras de la arquitectura desde la época medieval hasta el barroco y el Art Nouveau decoran las calles y plazas de la ciudad natal de Mozart, Salzburgo. Algunas de estas obras, las pueden ver los huéspedes de la ciudad desde sus propios hoteles. El Hotel Sacher Salzburg se encuentra en un impresionante edificio histórico que representa la arquitectura de la época del historicismo del siglo XIX en medio del centro de Salzburgo.

Construido originalmente como el Österreichischer Hof entre 1863 y 1866, el hotel se estableció como el lugar predilecto de la élite aristocrática de la ciudad durante el siglo 19. Hoy en día sigue siendo el lugar preferido por los turistas adinerados y celebridades por una noche.

Ha sobrevivido a los estragos de la guerra, manteniéndose siempre a la altura de los tiempos a través de renovaciones y expansiones. Una nueva era se inició cuando la familia Gürtler, los propietarios del Hotel Sacher en Viena, se hicieron cargo. Cada una de las 113 habitaciones y suites capturan la elegancia de una época pasada, sin sacrificar las comodidades modernas, y sin pasar por alto el valor histórico de Salzburgo.

El mobiliario antiguo, las alfombras de brocado, las paredes de estuco, los pilares de mármol y los candelabros decoran su interior, dando a las habitaciones y suites un ambiente elegante y real. Todas las habitaciones incluyen piezas originales de arte, televisión, conexión inalámbrica a Internet y baños de mármol. También hay grandes ventanales con vistas panorámicas del casco antiguo y, si es posible, trata de reservar una habitación con vista al río Salzach.

Tres restaurantes y dos cafés sirven cocina austriaca y repostería, incluyendo la famosa tarta Sacher, invento del señor Franz Sacher. Precisamente su hijo, Eduard Sacher, fue quien fundó el hotel del mismo nombre en Viena. La tarta Sacher jugó un importante papel en la difusión de la fama del hotel.

Un club de fitness y zona de spa con sauna, solárium y baño de vapor invitan a la relajación después de una larga jornada de turismo. De igual forma, la confitería del hotel es un buen lugar para disfrutar de finos bombones y pasteles austriacos, y además para comprar recuerdos para los seres queridos en casa.

PARA RESERVAR:

Foto Vía: Andreas Praefcke

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Hoteles en Austria


Deja tu comentario