Castillo de Ambras en Innsbruck

Castillo de Ambras

El Castillo de Ambras, que también es conocido como el de Amras u Omras, lo encuentras en las colinas que están encima de la ciudad de Innsbruck, siendo uno de los lugares más importantes y visitados de toda esta población.

Este hermoso castillo fue el hogar del archiduque Fernando II de Tirol, estado del que es capital esta ciudad, en pleno siglo dieciséis, algo que puedes ver en el estilo en el que fue hecho.

Este lugar está dividido en la parte que está más abajo y la parte de arriba, que está sobre las ruinas de una fortaleza medieval que estaba allí. Todo este lugar era la residencia favorita de este archiduque, por lo que allí se centraba toda su corte y allí pudo desarrollar parte de la vida cultura que quería llevar, lo que se ve representado en el arte y forma tanto de la edificación como de sus jardines.

En la parte baja del castillo, este personaje ubicó, y aún puedes ver, una especie de museo en donde puso sus colecciones de artes más preciadas, entre las que se encuentran algunas que están compuestas por libros, por pinturas, por esculturas, por armas y hasta por armaduras de otras épocas. Todo esto lo puedes ver en la actualidad puesto de la misma forma que él lo hizo, en un recorrido por su interior.

Colección de Armaduras en el Castillo de Ambras

También te recomiendo ir a la Wunderkammer, o a la Galería de las Maravillas, en donde están exhibidos varios objetos un poco más exóticos como aquellos hechos con cuernos de rinocerontes, con corales y con marfil, así como otros elementos que fueron traídos hacia el Continente Europeo por varios exploradores que iban a las entonces tierras un poco más desconocidas y atractivas.

Después puedes seguir a la parte alta del castillo en donde encuentras la llamada Galería de Retratos de Habsburgo, que es una colección maravillosa en donde están algunas piezas más importantes, que son de artistas reconocidos en la actualidad. Así allí puedes ver obras de artistas como Anton Mor, Van Dyck, Tiziano, Lukas Cranach y Diego Velázquez. Sin embargo la parte más hermosa de este espacio es el llamado Altar de Jorge al Emperador Maximiliano I.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Innsbruck


Deja tu comentario