Catedral de Salzburgo, símbolo religioso

Catedral de Salzburgo

En una ciudad llena de iglesias y de tradición eclesial, la catedral barroca es probablemente el más importante edificio religioso de Salzburgo y una visita obligada para hacer turismo en Salzburgo. La Catedral de Salzburgo (Salzburger Dom) se ha convertido en un símbolo local importante y sus tres puertas de bronce son bien conocidas por los lugareños, ya que entre ellas simbolizan la fe, la esperanza y la caridad.

Con su distintiva fachada de dos torres y su impresionante estructura, la catedral domina el panorama de la ciudad. Las plazas barrocas que la rodean forman un telón de fondo único que se utiliza como una etapa para el Festival de Salzburgo y ha sido distinguida como un patrimonio cultural de la humanidad por la UNESCO.

Desde que fue construida en 767 por el obispo Virgilio, la Catedral de Salzburgo ha sido objeto de incendios en numerosas ocasiones, sólo para ser levantada de nuevo aún más grande y más impresionante que antes. Esto demuestra el alto enlace emocional que el pueblo de Salzburgo tiene con este edificio.

La iglesia original fue sustituida por una estructura de estilo románico tardío, construida en 1181-1200. La catedral sufrió importantes daños en 1598 y finalmente sería arrasada bajo las órdenes del príncipe arzobispo Wolf Dietrich, quien también es responsable de ordenar la construcción del Palacio Mirabell.

Dietrich hizo planes para una nueva iglesia en Salzburgo en el sitio de la antigua catedral, a pesar de que sus planes no llegaron a buen término. En su lugar, fue su sucesor, el arzobispo Markus Sittikus, quien encargó la nueva catedral de Salzburgo. Fue consagrada en 1628 por el arzobispo de París conde Lodron.

Durante la Segunda Guerra Mundial, una bomba golpeó el edificio con tal fuerza que la gran cúpula se derrumbó. De 1945 a 1959, fueron llevado a cabo los trabajos de reconstrucción.

Innumerables cristianos han sido bautizados en la antigua fuente grande de 1311. Uno de ellos Wolfgang Amadeus Mozart, quien más tarde también fue organista principal en la Catedral de Salzburgo. El órgano en sí mismo, con sus dimensiones gigantescas es otra cosa que deberías ver, o mejor aún: escuchar. Como organista de la corte y maestro de concierto, Mozart compuso muchas obras de música sacra de Salzburgo.

Hay un museo en la Catedral de Salzburgo donde se pueden ver colecciones de arte reunidas por los antiguos arzobispos. También de interés son las excavaciones de la catedral, que dan una idea de la fundación original de la Salzburger Dom.

Foto Vía: Sage Ross

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Salzburgo


Deja tu comentario