Galtür, complejo de esquí con ambiente tranquilo

Galtur

Galtür está situado en el corazón de la imponente cordillera Silvretta, la zona más alta de esquí en el valle de Paznaun, a 1584 metros sobre el nivel del mar. Estos datos básicos revelan por qué Galtür pertenece a una de las regiones con un historial excelente de nieve (diciembre a abril).

En combinación con la vecina estación de esquí de Ischgl, de fácil acceso por un servicio de autobús gratuito, hay más de 250 km de pistas para disfrutar del esquí en los Alpes austríacos. La zona de esquí Galtür, llamada Silvapark, está a sólo 5 minutos en autobús desde el pueblo y ofrece 40 kilómetros de pistas y áreas dedicadas a los niños, adolescentes, esquí de fondo, raquetas de nieve y caminatas de invierno.

El esquí, con relativa poca gente, tiende a favorecer a los principiantes e intermedios, haciendo hincapié en el carácter familiar del lugar. Esto se debe también a una excelente escuela de esquí.

Galtür es una opción perfecta para aquellos que desean explorar la zona de esquí Silvretta sin el ambiente de fiesta de Ischgl. Es un pequeño pueblo tradicional, con varios buenos restaurantes, que se extiende alrededor de una iglesia de estilo barroco tardío. Es más tranquilo que Ischgl y tiene un ambiente acogedor y tirolés con unas excelentes instalaciones para familias. Generación tras generación se ha señalado a Galtür por su encanto y ritmo pausado.

El pueblo se encuentra en medio de un paisaje realmente espectacular, y si decides explorar un poco no serás decepcionado por la carretera Silvretta, que en cada curva te da la bienvenida con un panorama asombroso. Si además estás dispuesto a saber un poco de la rica historia de la zona, podrás disfrutar de una visita en el centro de Galtür, a la hermosa iglesia barroca, cuyo estilo gótico y fabuloso altar rococó son famosos en toda la zona.

Galtür llegó a los titulares en 1999 no precisamente por razones turísticas, cuando una avalancha masiva cobró 30 vidas y enterró gran parte de la localidad. Esto, evidentemente, ha tenido un efecto duradero en el pueblo, pero los residentes han respondido con gran resolución. Desde la catástrofe, se han hecho grandes esfuerzos para proteger al pueblo de ese daño. Un ejemplo de esto es la sorprendente cresta de piedra de 19 metros de alto, que hoy día protege el pueblo.

Foto Vía: Frederik Vandaele

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Estaciones de esqui, Tirol


Deja tu comentario