Pan de Viena, aporte de Viena para el mundo

Pan de Viena

Muchos se sorprenderán al saber que Austria fue el centro del universo del pan hace cientos de años. En la actualidad son los panes franceses e italianos los que se llevan toda la gloria, pero en realidad, estos panes artesanales maravillosos llegaron a Francia e Italia cortesía del imperio austro-húngaro. Fue allí que se desarrolló la técnica de adición de vapor a los hornos.

Los franceses han tomado este método y han desarrollado, sin duda, algunos de los mejores panes en el mundo, pero resulta que es a los austriacos, específicamente a los panaderos de Viena, a los que tenemos que dar las gracias por esta idea.

En pan de Viena es el tipo de pan que se produce desde un proceso desarrollado en Viena, que utiliza vapor para cocer el pan. Los hornos son inyectados con el vapor mientras que el pan hornea para añadir la humedad a la miga del pan, resultando en una miga de pan ligera y bien ventilada. Mientras que el pan se hornea con la humedad, la corteza circundante se hace ligeramente dorada, ligeramente crujiente, y escamosa en la textura mientras la miga permanece suave.

En realidad la creación del vapor dentro de un horno se puede hacer de dos formas. Hay hornos particulares que producen el vapor. Este vapor es puesto en circulación en todas partes del horno durante el proceso de cocción. En un punto específico, el vapor se corta del horno y el pan se deja cocinar en un horno seco. Esto crea una capa única.

La segunda forma de aplicación de vapor en el proceso de elaboración de pan es una ráfaga inicial de vapor en el horno. Tras la ráfaga de vapor, el pan se sigue cocinando en un horno seco. Ambos métodos producen la corteza especializada por la cual el pan es tan conocido.

Lo que hace al pan de Viena diferente del pan francés o italiano es el enriquecimiento de la masa. Un poco de azúcar y polvo de malta son añadidos para ayudar a dorar el pan y un poco de mantequilla y un huevo para ayudar a ablandarlo.

El pan de Viena se produce normalmente como un pan oblonga, pero también está disponible en otras formas. Se puede servir como un sándwich de pan, un pan para mojar, o como un pan para acompañar una comida. También es un pan que va bien en sopa de cebolla francesa cuando está cubierto con queso rallado y tostado.

Cuando hayáis llegado a la capital austríaca, seguro que en muchos lugares veréis elaborados los panes de Viena tan típicos de esta ciudad. ¿Qué mejor desayuno que probar esta delicia tan famosa, y en su lugar de origen?.

Foto Vía: Fir0002

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Gastronomia


Deja tu comentario