Consejos para practicar esquí nocturno en Austria

Esqui nocturno

Una de las más interesantes atracciones deportivas de Austria es el esquí nocturno. A lo largo del país hay pistas aptas para todo público que funcionan de noche gracias a modernas instalaciones lumínicas, por ejemplo Ischgl y Nassfeld. Es una experiencia estupenda, aunque poco se ve el cielo, el paisaje que presentan las cadenas montañosas es impactante.

Ahora bien, hay que tener ciertos recaudos para poder esquiar en Austria por las noches. Primero y principal, es importante llevar más abrigo que durante el día. Esto es casi obvio, pero siempre viene bien la aclaración. Las temperaturas son sensiblemente más bajas.

Lo ideal es llevar prendas de algodón bien finas, al mejor estilo “vestimenta de cebolla”, para poder sacarse a medida que entramos en calor. Y, por supuesto, encima, utilizar campera, pantalón y botas impermeables. El principal enemigo del calor en la montaña es la humedad. Hay que evitar mojarse por todos los medios posibles.

Otro punto fundamental es estar siempre acompañados. La luz en las pistas sólo marca las zonas por donde hay actividad, no se ilumina la montaña completa. Por tal motivo, en el caso de tener un accidente -son frecuentes, por ejemplo una caída simple o la pérdida de un esquí– es importante que alguien sepa dónde estamos para poder ir en busca de ayuda si es necesario. No viene al caso si somos o no esquiadores expertos. El abuso de confianza puede traer malas consecuencias.

Preferentemente, hay que evitar las comidas pesadas y la ingesta de alcohol. Nadie va a hacer un control de alcoholemia en la entrada a las pistas, pero es evidente que el esquí, al ser un deporte extremo, requiere el máximo de nuestra concentración, tanto desde lo visual como de lo corporal. Hay que tener los reflejos bien atentos para evitar cualquier colisión o despiste. Tampoco es cuestión de hacer ayuno o sumergirse en la meditación trascendental, simplemente estar con todos los sentidos al máximo. Es una forma, además, de desarrollar una mejor performance.

Por último, hay que estar pendientes del reloj. Las pistas suelen estar abiertas hasta las dos de la mañana. Es decir, es importante que para esa hora ya estemos cerca de la base, así hay tiempo suficiente para cambiarnos y dejar el equipo en perfectas condiciones para la próxima jornada a pura nieve.

Foto vía: neva

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Estaciones de esqui


Deja tu comentario