Qué ver en Linz

Linz

La ciudad de Linz, ubicada al noreste de Austria, es más bien pequeña, apenas tiene 200 mil habitantes; sin embrago, ofrece interesantes recorridos culturales a través de museos y monumentos arquitectónicos que datan de mediados del siglo XIX.

Sus orígenes se remontan al Imperio romano, incluso llegó a ser una de sus ciudades más importantes. Al fallecer el emperador Federico III de Habsburgo, a fines del siglo XV, perdió jerarquía. Actualmente es la capital de la Alta Austria.

Para llegar a Linz en coche desde Viena o Salzburgo hay que tomar la autopista A1, luego doblar en la salida Linz/Zentrum; es un camino claramente señalizado, no hay posibilidad de perderse. En tren también es fácil, hay viajes directos desde las principales ciudades austríacas que finalizan en la Estación Central. Y el aeropuerto se encuentra a menos de 20 minutos del centro, diariamente salen vuelos que conectan con destinos de toda Europa.

El festival Ars electrónica
Se trata de uno de los festivales de arte digital más importantes del mundo. Se lleva a cabo desde 1979 y congrega a más de 100 mil espectadores cada año. Son más de cien artistas especializados en arte y tecnología que exponen sus últimas obras, todas dentro de la gramática de la robótica, instalaciones multimedia, cine, net.art, sonido y realidad virtual. Ars electrónica ubica a Linz como un destino imprescindible dentro del circuito artístico europeo.

El Ayuntamiento antiguo
Es uno de los principales monumentos de la ciudad, fue construido a principios del siglo XVI por el maestro Christoph, luego de un feroz incendio que arrasó con gran parte del centro de Linz. Su fachada está trabajada en estilo barroco y el diseño general termina con una torre de forma octogonal que se eleva más de 25 metros. En su interior funciona un museo, abierto a todo público, durante todo el año.

El museo de arte Lentos
Este espacio de exposición, de claro corte contemporáneo, es uno de los más destacados de toda Austria. Su fachada tiene 130 metros de extensión y su superficie total es de 8000 metros cuadrados. Se encuentra a orillas de Danubio, entre el puente Nibelungo y el Brucknerhaus. Hay en exposición más de 12 mil trabajos, con firmas de primerísimo nivel, por ejemplo Klimt y Schiele, entre otros. Lo más impactante es el trabajo de proyección lumínica que decora los exteriores por la noche.

La sala de conciertos Brucknerhaus
Desde 1974, esta sala de música es uno de los íconos culturales de Linz. Fue diseñada por el arquitecto Heikki Siren, quien realizó un trabajo meticuloso en términos acústicos. Está dividido en tres grandes espacios, en total entran más de dos mil personas. Allí tiene lugar el festival Bruckner, son tres semanas, entre septiembre y octubre, con una grilla de actividades que incluye óperas, conciertos de música clásica, danza, teatro, cine y exposiciones de arte.

La nueva catedral de Linz
Su construcción comenzó a fines del siglo XIX, con un estilo neogótico. Su principal atractivo, además de sus dos órganos de tuba, son los vitrales de colores, donde se encuentra la célebre representación de la historia de la ciudad.

También pueden visitarse:
– Pöstlingberg
– El jardín botánico
– El campo de concentración de Mauthausen

Más información:

Foto vía: livingviajes

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Linz


Deja tu comentario