El lago Wörthersee y su leyenda religiosa

El lago Worthersee

Las leyendas, además de mantener encendida la tradición, se convierten con el tiempo en el propio espíritu del lugar. Como sucede en el lago Wörthersee, el más grande y popular de Carintia, está ubicado en la cuenca de Klagenfurt y se extiende desde la bahía del pueblo de Velden.

Según explica la ciencia, se formó por el derretimiento de un glaciar en la Edad de Hielo. Pero los habitantes de la zona tienen otra versión de los hechos, que se remonta a los primeros siglos de la era cristiana. En aquel entonces, esa misma zona era fértil para sembrar, la gente había construido un pueblo donde se vivía en tranquilidad y sin pasar necesidades.

Era tanta la comodidad que de a poco los habitantes se alejaron de la iglesia y de la fe. Nadie rezaba ni se le guardaba respeto al dios que antes veneraban.

Una noche, durante la celebración de las Pascuas, apareció un hombre de muy baja estatura que les advirtió la necesidad de regresar lo más pronto posible a la iglesia. Cargaba un barril de madera y hablaba con un tono enfático.

Lógicamente, nadie le llevó el apunte, el pueblo continuó con su rutina como si nada hubiese sucedido. El hombrecito insistió. Y cuando se cansó de ser ignorado destapó su barril y dejó escapar una tormenta feroz que dejó a toda la población, con sus casas y sus cultivos, debajo del agua. Fueron varios días de violentas tormentas. Llovió copiosamente hasta que todo quedó sumergido. Nadie volvió a saber nada del hombre del barril, se dice que desapareció junto con el diluvio.

Actualmente, el lago Wörthersee es uno de los sitios más visitados de Austria. Sus aguas, en verano, alcanzan una temperatura superior a los 25 grados centígrados. Algo más bien misterioso en una zona netamente alpina. Sus aguas, limpias y potables, son de color verde azulado, transparentes. Recién en el siglo XIX -supuestamente después del legendario diluvio- se convirtió en una zona turística que las clases nobles de Viena, gracias a la llegada del ferrocarril, comenzaron a utilizar durante el verano. Antes era un lugar agreste, muy poco explorado.

Foto vía: serturista

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Carintia


Deja tu comentario