El cementerio St. Marx y los restos de Mozart

Cementerio St. Marx

Una de las visitas obligatorias en Viena es el cementerio de St. Marx, allí descansan metafóricamente los restos del célebre compositor Wolfgang Amadeus Mozart, uno de los máximos representantes de la música de todos los tiempos; inspiración y ejemplo de genialidad incluso para músicos de otros géneros.

El cuerpo de Mozart fue enterrado en 1791 en una fosa desconocida. Nunca nadie supo a ciencia cierta donde se encontraba. Por tal motivo, en el año de su centenario, el gobierno nacional decidió erigir un pequeño monumento decorado con un ángel pensativo apoyado a una columna, no sólo para rendirle homenaje, también para que haya un espacio físico real que mantenga encendida la memoria de este magnífico artista. Siempre hay flores al pie de su tumba y un marco de verdes ligustros que se mantienen impecables.

Las puertas del cementerio abren de noviembre a marzo, entre las 07:00 y las 20:00 aproximadamente. Entre mayo y septiembre, se puede visitar hasta las 18:00.

La historia de los restos de Mozart es bastante curiosa. El 6 de diciembre de 1791 encontraron su cadáver tirado en el suelo. Dieron aviso, lo levantaron y lo llevaron en un coche fúnebre hasta la Catedral de San Esteban. Una vez que terminó la ceremonia, la procesión que lo acompañaba se acercó al Púlpito de Capistranus, donde filas oficiales aguardaban para trasladar el féretro al cementerio de St. Marx.

Los preparativos estuvieron a cargo del barón Gottfried van Swieten. Por problemas económicos, sus allegados aceptaron un entierro de baja categoría. No lo llevaron a una fosa común, pero fue bastante parecido: era una tumba comunitaria simple, característica de la burguesía media. Lo enterraron de noche, el clima estaba muy tranquilo y templado. Estuvieron presentes Antonio Salieri, Franz Xaver Süssmayr, Gottfried van Swieten y otros dos músicos de la corte. Todos ellos grandes admiradores de Mozart.

Con el paso del tiempo se perdió la ubicación exacta del cuerpo. Ninguno de los biógrafos del músico ha logrado desenmarañar el misterio. Fueron años completos de investigaciones que nunca llegaron a buen puerto. Por tal motivo, se decidió erigir esta tumba alegórica, tan simple y sentida. Una de las visitas imprescindibles.

Foto vía: tripsandpics

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Viena


Deja tu comentario