Historia de la bandera de Austria

Bandera de Austria

Sin lugar a dudas la bandera de Austria es uno de los signos de identidad más importantes de todo el país. Este elemento está formado por tres grandes franjas horizontales, de igual proporción. Las franjas de arriba y abajo son de color rojo, mientras que la franja central es blanca.

Se puede decir que esta bandera, junto con la bandera de Dinamarca, es una de las banderas más antiguas, no sólo de Europa, sino de todo el mundo.

Respecto a la creación e instauración de la misma, y teniendo en cuenta su larga historia, existen varias versiones. Aun así, de todas ellas, hay dos que parecen cuajar más en la tradición austriaca.

La primera de ellas aseguraría que esta bandera fue ideada por el duque Leopoldo V de Austria, duque de Austria de la familia Babenberg entre 1177 y 1194 y duque de Estiria de 1192 a 1194. Al parecer, este notable personaje participaría en la Tercera Cruzada.

Tras una de esas duras batallas, en las que miles de personas morían de formas completamente horribles, Leopoldo fue a su tienda para cambiar sus ropas. Cuando llegó se dio cuenta de que sus ropajes estaban completamente manchados con sangre, sangre del enemigo. No obstante, había una parte que estaba intacta, la parte que cubría su cinturón. Así, viendo esta imagen, decidió que la bandera de Austria debería ser precisamente así, dos franjas ensangrentadas cubriendo una franja blanca.

Por otro lado, muchos historiadores defienden que la bandera sería diseñada en el siglo XIII por el Duque Federico II de Austria. Este era el último duque de la dinastía Babenerg, y buscaba ante todo una mayor independencia del gran Sacro Imperio Romano Germánico.

Sea como sea, la representación más antigua de este diseño la encontraríamos en un escudo que se conserva en el precioso monasterio de Lilienfeld. Esta representación dataría aproximadamente de noviembre de 1230.

Desde 1804, tras formarse el Imperio austríaco dirigido y liderado por la Casa de los Habsburgo, la bandera que se adoptaría utilizaría los colores de esa familia, el amarillo y el negro. Ya en 1869, tras el Compromiso de 1867 del Emperador Francisco José I, el cual haría surgir al Imperio austrohúngaro, Austria adoptaría el mismo emblema imperial como suyo, mientras tanto, Hungría, adoptaría una bandera propia.

Por otro lado, para esos asuntos que concernían a los dos estados, el Imperio utilizaría dos banderas especiales. Por un lado tendríamos la bandera de guerra, que era una tribanda albirroja con un gran escudo centrado en la parte mitad izquierda.

Por otro lado, la bandera mercante sería exactamente igual pero sumaría un escudo menor húngaro en el lado derecho, además la franja inferior sería roja en la parte izquierda y verde en la parte derecha.
Cuando terminó el Imperio, la República de Austria readoptaría el emblema rojo-blanco-rojo, una nueva incorporación que terminaría con la invasión nazi.

Finalmente, tras la Segunda Guerra Mundial y la consecuente derrota nazi, la bandera sería reinstaurada el 1 de mayo de 1945.

Cabe destacar que la bandera de Austria, como muchas otras, cuenta con una variante en la que se incluye el escudo de armas.

Otros enlaces de interés:

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Historia de Austria


Comentarios (1)

  1. Elias dice:

    Interesante, es una combinación de colores que se repite mucho en otras banderas europeas. Sería bueno saber qué significan los colores.

Deja tu comentario