La Abadía de San Florian, excursión desde Linz

Abadia de San Florian

Una de las rutas más bonitas y pintorescas que pueden hacerse en Austria es la que sigue el curso del Danubio. La podéis realizar tanto a bordo de un crucero como en coche. De esta última manera hay quien la hace en un fin de semana o hay quien se detiene un poco más, y así puede contemplar todos los atractivos que se esbozan a su alrededor.

Hay tantos que sería difícil quedarnos con alguno en especial. Hoy hacemos protagonista a la Abadía de San Florian, el monasterio más grande de la región de la Alta Austria. Situado a solo veinte kilómetros de Linz (se puede llegar tanto en coche como en transporte público desde la propia Linz) es uno de los mejores ejemplos de arquitectura barroca en Austria, algo que teniendo en cuenta la profusión de este estilo en el país es ya decir mucho.

Fue construida a mediados del siglo XVIII. Su fachada es realmente muy pintoresca, combinando los colores blanco y amarillo, y con un carácter imponente, especialmente por sus tres torres de más de ochenta metros de altura.

Si accedemos al interior de la abadía podemos disfrutar con la belleza silenciosa de su patio interior, en el que se halla la Fuente del Águila, una biblioteca con más de 140.000 volúmenes maravillosamente decorada con pinturas al fresco en su techo, la Galería Altdorfer con obras de este genial artista del siglo XVI, y la iglesia con columnas de mármol, un llamativo púlpito de mármol negro y la sillería del coro.

Desde el patio unas escaleras nos conducen hasta los apartamentos imperiales, unas lujosas habitaciones donde residieron en alguna ocasión emperadores, otros miembros de la nobleza y hasta el Papa Pio VI.

Dentro de la iglesia, bajo el gran órgano, se puede visitar la tumba de Anton Bruckner, uno de los grandes compositores austríacos del siglo XIX, que en vida fue organista de San Florian. Antes de morir pidió ser enterrado precisamente bajo el órgano de la abadía, el que tantas veces acarició con sus manos.

Un último detalle curioso: San Florian es patrón de los incendios y las inundaciones, por tanto de los bomberos. Su tumba se halla bajo la iglesia.

Foto Vía Passau Wien by Byke

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Linz


Deja tu comentario