La repostería en Austria

Tarta Sacher

Si os decimos “wienerbrod” seguramente no os sonará mucho la cosa, ¿verdad?. Pero si vamos al diccionario y encontramos su traducción al castellano: pan vienés, todo cambia. Lo curioso del caso es que en algunos lugares podemos leer que el wienerbrod es un pastel dulce de origen danés. Aunque sobre esto habría que hacer algunas pequeñas consideraciones…

La realidad del caso es que fue en Viena donde primeramente se desarrolló el método de elaboración que dio lugar al pan de viena de toda la vida. Otra cosa es que en el siglo XIX fuera llevado a Dinamarca por un panadero danés que estaba visitando la capital de Austria para aprender nuevas técnicas.

Lo cierto es que en este país se viene elaborando desde hace varios siglos toda una amalgama de panes, dulces y pasteles de todo tipo. Es prácticamente imposible resistir la tentación de las cafeterías y pastelerías de Viena. Se puede decir por tanto que entrar en alguna de ellas es casi un deporte de riesgo, pero muy sugerente de practicar…

Los escaparates de las pastelerías son toda una auténtica obra de arte. Sus dueños saben que el secreto para atraer clientes está en la exquisita presentación de sus productos. Maravillas de chocolate, tartas, bombones con folores de manzanilla, pralinés, mazapanes de flor de sauco a la lima… Hay mil y una variedades e ingredientes con los que se juega.

Uno de los platos más típicos de repostería para pedir en un restaurante es el mehlspeisen, aunque la carta repostera es enorme. Ya os daréis cuenta en cualquiera de sus locales. Si vais a comer o cenar os recomiendo por experiencia propia que dejéis sitio para los dulces. Hay lugares en los que se entra a comer exclusivamente para probarlos.

¿Mis favoritos? Yo pediría o compraría cualquiera de los bombones de chocolate rellenos de licor de cualquier pastelería, o los pasteles de nougat, las figuritas con monumentos de Viena, la tarta Sacher… Pero hay de todo: la Linzer Torte de harina, manteca y yemas de huevo; la Strudel rellena de manzanas, canela, nuez y pasas de uva; la tarta Esterhazy, un pastel de almendra y chocolate muy típico…

Al final, seguro que venís con algún kilo de más de Austria…

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Gastronomia


Deja tu comentario