Powidl, mermelada típica de ciruela

Powidl

Vine completamente enamorado de la repostería, los postres y los dulces que se pueden comer y probar en cualquier parte de Austria.  Para los golosos como yo este país es una tentación imposible de resistir (algo parecido a lo que ocurre en Suiza y Bélgica con los chocolates, por poner un ejemplo).

Ahora que acababa de desayunar recuerdo las tostadas untadas con powidl, un tipo de mermelada elaborada a base de ciruelas, que tomaba en el hotel nada más levantarme. La podéis encontrar en cualquier hotel precisamente para desayunar o en forma de bote en los supermercados. Una compota muy dulce que, a diferencia de la mermelada alemana, se prepara sin edulcorantes, solo con ciruelas muy maduras.

Además de untarse en pan, hay muchos pasteles, postres, tartas y hasta sandwiches que se rellenan con powidl. Si la compráis en cualquier supermercado no preocuparos, porque se puede conservar durante mucho tiempo sin perder ninguna de sus cualidades. Los tarros en los que viene son los típicos en los que precisamente se conserva bien. Sin ir más lejos, antiguamente este tipo de mermelada se preparaba en otoño en grandes cantidades y se almacenaba para que durara durante todo el invierno.

Pasta para untar, edulcorante para el té, ingrediente para el estofado de carne o incluso como relleno de masas, el powidl es algo que se usa bastante en la cocina austriaca. Para muchos es como una especie de jalea, pero como os digo no es una jalea común, ya que no se elabora con azúcar.

Un último dato curioso: elaborar la powidl conlleva un trabajo de muchas personas, un proceso laborioso que llevaban a cabo numerosas personas. Durante el mismo los más mayores enseñaban a los pequeños y les contaban historias antiguas. De ahí viene el nombre de este postre. La palabra checa povidla deriva de la palabra povidat, que significa contar historias. Todo está relacionado.

Foto Vía Sasasunakku

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Gastronomia


Deja tu comentario