Leopoldo V el Virtuoso, duque de Austria

Leopoldo V el Virtuoso

Leopoldo V, conocido también por el sobrenombre de ‘el Virtuoso‘, nació en el año 1157 fruto del matrimonio entre Enrique II Jasomirgott y Teodora Comnena.

Con apenas 20 años se convierte en el Duque de Austria, Además formó parte de la Cámara de Babenberg y pasó a tomar también el ducado de Estiria en 1192, ostentando ambos títulos hasta su fallecimiento en 1194.

Leopoldo V sucede a su padre como duque de Austria tras el fallecimiento de éste, durante el 13 de Enero de 1177. Al poco tiempo Leopoldo se une a Francisco de Bohemia para luchar contra el duque Soběslav II, poniendo fin al conflicto en 1179, cuando Leopoldo y el duque Soběslav firman un tratado de paz entre Austria y Bohemia. Cuando en 1186 acuerda con Ottokar IV el llamado Pacto Georgenberg (rubricado en 1192), en el que se establecía la fusión entre Estiria y la región central de la Alta Austria, siendo éste el primer germen de la creación de la Austria que conocemos hoy en día.

La Tercera Cruzada fue uno de los episodios que más fama dieron a Leopoldo V, quien tomó partido en el sitio de la ciudad de San Juan de Acre durante la primavera del año 1191, a la cabeza de las tropas de Federico VI, el fallecido duque de Suabia. Tal y como cuenta la tradición, tras la batalla la túnica de Leopoldo estaba cubierta de sangre, pero cuando se quitó el cinturón le quedó en su lugar una banda blanca. Este hecho le granjeó el privilegio de ostentar estos colores como bandera, por decisión de Enrique VI, colores que hoy en día adornan la bandera de Austria.

Una vez la ciudad de Acre se hubo rendido, las banderas de Inglaterra, Francia y el ducado de Austria ondearon sobre sus almenas, pero el rey Ricardo I ordenó retirar todas las banderas que representasen a los austriacos. También pesaba sobre el rey inglés la sospecha de haber participado en el asesinato de Conrado, quien había sido elegido para reinar en Jerusalén a partir de 1192.

Ricardo I fue capturado en Erdberg (cerca de Viena) durante su viaje de vuelta a Inglaterra, trayecto que realizó de incógnito, aunque fue reconocido gracias a su anillo real. Leopoldo pidió un gran rescate por el soberano inglés, y con el dinero fortificó Viena y fundó dos nuevas ciudades, Wiener Neustadt y Friedberg. Pero no todo fueron beneficios por la captura de Ricardo I, ya que debido a que encarceló a un cruzado, el Papa Celestino III le impuso la pena de excomunión.

La desgracia quiso que Leopoldo tuviese un accidente durante un torneo, en el que su caballo cayó sobre él y le aplastó un pie. Aunque sus cirujanos le recomendaron la amputación, ésta llegó tan tarde que la gangrena terminó por extenderse y terminar con su vida en 1194. Sus restos fueron enterrados en la Abadía de Heiligenkreuz.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Historia de Austria


Deja tu comentario