La Antigua Sinagoga de St. Pölten

Antigua sinagoga de St Polten

La Antigua Sinagoga de St. Pölten fue construida entre 1912 y 1913 en un edificio que formaba parte de una antigua fábrica que fue utilizado como sinagoga de forma temporal entre 1885 y 1890. Fue diseñada por Theodor Schreier y Viktor Postelberg y su construcción se prolongó por poco más de un año, siendo finalizada el 17 de Agosto de 1913.

Años más tarde sería gravemente dañada e incendiada durante la fatídica “noche de los cristales rotos” (Kristallnacht) en la madrugada del día 10 de Noviembre de 1938 por parte de las SS. Al día siguiente un grupo de cerca de 400 personas se reunió frente a ella y destruyó todo lo que el fuego y los alemanes habían dejado, siendo incluso arrancadas las tuberías y quemados la mayoría de sus libros, y robados todos los objetos de valor.

En el año 1947 y tras ser utilizada por el Ejército Rojo como granero y almacén es devuelta de nuevo al Ayuntamiento de St. Pölten, que lo cedió a la comunidad judía de Viena debido a que la comunidad de St. Pölten había sido poco menos que exterminada. En 1975 la comunidad de Viena ofreció la sinagoga en venta a la comunidad de St. Pölten debido a que no recibía uso alguno, pero la oferta fue rechazada.

Más recientemente, entre los años 1980 y 1984 se llevó a cabo una importante restauración tanto del edificio como de sus murales, utilizando incluso algunas de las plantillas originales, pero enfocándolo más a servir como lugar para realizar eventos religiosos de mayor calado y también como museo, no como una simple sinagoga. Hoy en día y desde el año 1988 la Antigua Sinagoga acoge el Instituto de Historia de los Judíos de Austria y Alemania.

Información práctica:

  • Dirección: Dr. Karl Renner Promenade
  • Horarios: abre para visitas los domingos entre las 14:00 y las 20:00 horas. Desde el 1 de Junio hasta el 28 de Septiembre.
  • Precios: la entrada es gratuita, y se organizan visitas guiadas gratuitas.

Foto vía: dfcaver

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: St. Pölten


Deja tu comentario