Salzburgo, una ciudad de cuentos de hadas

Panoramica de Salzburgo

No es la primera vez que hablamos de esta ciudad pero siempre que hemos hecho referencia a Salzburgo ha sido nombrada por ser el lugar donde…el lugar de… el lugar hacia… Entonces bien, ya es hora de que nos adentremos en esta pequeña localidad enclavado en los Alpes que, a pesar de su escasa superficie, ha llamado la atención del mundo entero debido a su mágico paisaje.

Porque Salzburgo es un lugar con encanto propio que eclipsa a los viajeros que se acercan a esta ciudad de cuentos de hadas. Ubicada sobre el río del mismo nombre, su nombre en alemán es Salzburg y proviene de las barcas que transportaban sal en el siglo VIII.

A pesar de esta tradición, Salzburgo se ha hecho famosa por muchas razones, entre ellas por la antigua fortaleza Hohensalzburg, edificada en 1077 por el arzobispo Gebhard von Helffenstein y que se erige sobre una de las montañas.

Pero esta no es la única razón por la que el mundo habla de ella, la ciudad encierra el espíritu del medioevo gracias a su Die Alstadt, el casco antiguo de la ciudad que cuenta con numerosas iglesias, edificios históricos y catedrales. También vale la pena curiosear en la vida del gran Mozart a través de su casa natal o bien desde la Mozartplatz, la plaza principal de la ciudad en la que yace la estatua del músico.

Y hay mucho más… La ciudad cuenta con grandes espacios verdes, entre ellos la Residenzplats, una plaza barroca que también es muy conocida, o la Domplatz, ubicada junto a la catedral.

Más allá de los muchos lugares históricos que encierra Salzburgo creo que la mejor parte se la lleva el espíritu de la ciudad. Uno puede sentirlo al caminar las callejuelas y escuchar la música clásica que tocan los muchos artistas callejeros o bien en algunas de las prolijas casas de té. Y también está esa cuota de infancia que todos llevamos dentro y que sale a la luz cuando nos descubrimos mirando la reja negra en la que alguna vez entonaron canciones los niños Von Trapp en la película Sonrisas y Lágrimas. ¿Recuerdan la escena?…

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Salzburgo


Deja tu comentario