Stephansplatz, el centro de Viena

Pasear por la Stephansplatz

Viena es una de las grandes ciudades para visitar en Austria. Y no sólo porque se trata de la capital del país sino por su exquisito gusto y su aire intelectual que se respira en cada recoveco. Recuerdo un día en que me llamó la atención comprobar una y otra vez que en cada vagón de tren y en cada bus o tranvía que forma parte del transporte público jamás falta el libro que todo pasajero lee mientras viaja. Quizá la atmósfera es algo silenciosa, eso sí, pero aún así caminar por las calles de Viena es un regocijo para el alma.

Y así es como dentro de las múltiples vueltas que el viajero realiza a lo largo de su estadía en Viena no falta un recorrido por la Stephansplatz, quizá uno de los principales centros vieneses que, por supuesto, es casi imposible saltear. Esta zona peatonal es uno de los grandes epicentros de la ciudad y precisamente allí uno puede sentir como en pocos sitios el clima sobre el que os hablaba palpitando de cerca el espíritu de la vida vienesa.

Allí los artistas callejeros acuden puntuales a su cita con el público heterogéneo que se acerca para verlos danzar o para escuchar sus melodías.

Por otra parte, esta plaza está rodeada de unos cuantos edificios muy conocidos, como el Palacio Arzobispal, sede del Museo Diocesano Catedralicio, la Catedral de San Esteban o Stephansdom y la Haas Haus, un moderno centro comercial que causó revuelo en Viena cuando fue construido en 1990 debido a que su estilo arquitectónico rompía con la tradición de esa popular zona de la ciudad.

La Stephansplatz debe su nombre a la catedral de la ciudad y antes del siglo XX esta plaza estaba separada de la plaza Stock-im-Eisen-Platz por una larga fila de viviendas. Luego de la destrucción de estas casas el espacio se unificó y desde entonces se denomina Stephansplatz a toda la zona que cubre ambos sitios.

Ya sabes, si viajas a Viena, no dejes de pasear por la Stephansplatz.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Viena


Deja tu comentario