Navidad en Viena

Navidad en Viena

Diciembre es un mes muy particular. Si bien aún estamos en los primeros días del último mes del año lo cierto es que ya podemos comenzar a palpitar lo que serán las próximas navidades. Muy de a poco – especialmente este año en tiempos de crisis financiera – las ciudades europeas se tiñen de verde y rojo para darle la bienvenida a Papá Noel.

Al igual que sucede en Madrid, Londres o París, Viena también celebra la Navidad con especial interés y así es como allí las conmemoración del nacimiento del Niño Jesús se extiende a lo largo de cinco semanas. Si uno camina durante este mes por las calles de la capital austriaca podrá sentir el espíritu de las fiestas a través de una variedad de símbolos y productos. Basta prestar atención a los mercadillos vieneses para advertir los típicos alimentos que conmemoran esta fecha como el ponche, las castañas asadas o el azúcar.

Por otra parte, estos mercados se llenan de adornos navideños y se mantienen abiertos hasta la Nochebuena, transformándose en un centro de atracciones en sí mismos. Uno de los más tradicionales es el que tiene lugar cerca del ayuntamiento de la ciudad y que sobresale del resto por el abeto gigante que cada año cobra vida allí mismo.

Curiosamente, en Austria los regalos no son traídos por Papá Noel sino por el Niño Jesús, encarnado en un niñito de cabellos rubios rizados que baja del cielo con su grupo de ángeles. Por otra parte, también se organizan talleres de artesanías para que los niños diseñen sus propios adornos que colgarán del árbol familiar.

Otra de las grandes tradiciones navideñas es el vals, un evento que cobra vida en la calle mientras suenan las campanas de la Catedral de Viena e incluye orquestas, vino caliente y champán. También son tradición el Baile del Emperador en el Palacio Imperial y el Concierto de Año Nuevo, que hay que reservar con gran antelación.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Baja Austria, Tradiciones y Fiestas, Viena


Deja tu comentario