Gustav Klimt, el pintor más famoso de Austria

Es uno de los grandes exponentes de Austria y sin embargo hasta ahora no nos habíamos dedicado de lleno a él quizá por ser una figura que está omnipresente en la vida y la cultura del país.

Pero creo que el genial Gustav Klimt merece su espacio aquí en Sobre Austria. No sólo porque a través de sus pinturas nos ha extrapolado hacia un universo rico en formas y colores, sino porque además se ha transformado casi en un prócer austriaco, un artista que con estilo propio ha revolucionado al mundo del arte.

Creo que uno puede ver y analizar réplicas de sus pinturas una y otra vez pero sólo al pasear por los pasillos de la Galería Belvedere, donde se exponen muchas de sus obras, realmente es posible  percibir el gran trabajo realizado por este artista. Se trata de personales cuadros en donde brilla el oro, con relieves y grandilocuencia. Por lo general sus pinturas hablan de la sexualidad femenina, realzada siempre a través del color y de las formas con un estilo único.

Si volvemos atrás las páginas de la historia, veremos a un Klimt niño que nació el 14 de julio de 1862 en Baumgarte, cerca de Viena y fue el hijo de un grabador. A los 14 años ingresó a la Escuela de Artes Aplicadas y también pasó por la Escuela de Artes y Oficios de Viena, donde aprendió distintas técnicas artísticas.

Poco a poco fue transformándose en un referente del Art Noveau, tan popular por aquéllos días, y su pintura simbólica se convirtió también en su sello personal. Klimt utilizaba oro para hacer sus cuadros y pintaba mujeres desnudas, utilizando modelos de la burguesía de Viena o bien mujeres de baja clase social.

¿Un dato curioso?… En junio de 2006 el retrato de Adele Block-Bauer, cuadro que puedes ver en la parte superior, se transformó en la segunda pintura más cara de la historia de la pintura.

Imprimir

Etiquetas: , , ,

Categorias: Arte y Cultura, Viena


Deja tu comentario