Abadía de Melk, en la Baja Austria

Abadia de Melk

La Abadía de Melk es uno de los sitios históricos más importantes de Austria. Si bien en la actualidad en este recinto tiene lugar un importante museo también ha cobrado gran reconocimiento histórico debido a su arquitectura.

Desde la constitución del país, esta abadía ha sido muy importante en la historia cultural y espiritual de Austria. Construida por Leopoldo en el año 976 en la cima de una colina de la zona de la Baja Austria, en un principio fue su residencia, el lugar que también habitaron sus herederos llenándola de objetos y reliquias hasta que en 1089 Leopoldo II decidió donarla a los monjes benedictinos de Lambach.

Desde entonces los religiosos vivieron y trabajaron allí bajo las órdenes de San Benedicto e incluso en el siglo XII se construyó una escuela que se conectaba con el monasterio y luego una biblioteca, en donde se conservaron muchos manuscritos de la época.

A partir del siglo XV el lugar se impregnó de las reformas medievales de la época y así fue como de a poco se acercó al mundo de las humanidades de la Universidad de Viena. Desde entonces la abadía cobró singular importancia, sobre todo en la época barroca.

El monasterio sufrió grandes reformas a lo largo del tiempo y de la mano de los sucesos históricos. Durante el siglo XIX se realizó una importante extensión y en el período de entreguerras estuvo a punto de ser cerrada. Pero sobrevivió los embates de las luchas y hoy por hoy es posible visitarla y apreciar, no sólo su riqueza arquitectónica, sino también su importante legado histórico y artístico.

Allí sobrevive una biblioteca con más de 100 mil volúmenes de libros,1.200 manuscritos del siglo IX al siglo XV, 600 manuscritos de los siglos XVII y XVIII, y 750 incunables. Por otra parte, podéis disfrutar de los frescos de la cúpula y de exclusivas salas de estudio.

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Baja Austria


Deja tu comentario