Los Heuriger, un clásico de la gastronomía austríaca

Cocina en Austria

La rica cocina austriaca tiñe los ambientes con su aroma a rábanos y cebolla, sus exquisitas carnes y su pastelería con sello nórdico. Sin dudas, los turistas que pasan por este elegante país no deben resistir la tentación de un strudel de manzana o de un Forelle nach Müllerin o trucha a la molinera.

A lo largo y ancho del país, Austria ofrece una amplia gama de restaurantes y casas de comida en donde podéis deleitaros con los platos de la cocina típica aunque sin dudas es en los populares Heurigen donde mejor podréis apreciar la naturaleza de la gastronomía del país. Estos locales rústicos forman parte del paisaje típico de Austria y son casi una parada obligada dentro del itinerario.

A diferencia de las tabernas o los restaurantes, estos locales tienen ciertas limitaciones legales tanto en lo que hace al vino que allí se sirve –que sólo puede ser de cosecha propia- como a la comida, ya que puede ofrecerse sólo una selección limitada por lo general a través de un bufete. Mediante esta metodología los comensales pueden probar distintos platos fríos y calientes para así interiorizarse en la cocina de la región.

Otra curiosidad de los Heuriger es que sólo permanecen abiertos durante algunos períodos del año aunque siempre es posible encontrar alguno abierto gracias a una perfecta planificación.

Más allá de la comida -entre los obligados están el Litauer, es decir una pasta para untar o el Wiener Schnitzel, deliciosos escalopes a la vienesa- otro ingrediente primordial de los Heuriger es la presencia de la música, por lo general de la mano de cantantes que se acompañan con una guitarra y un acordeón.

El repertorio es entonado a medida que circulan entre las mesas y por lo general los comensales suelen entregar alguna que otra merecida propina.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Gastronomia


Deja tu comentario