Arquitectura barroca en St. Pölten, Baja Austria

St. Pölten

Si hay una razón por la cual St. Pölten se ha transformado en un destino visitado por algunos turistas de paso por Austria es porque se trata de la capital de la Baja Austria.

En cuanto a sus características particulares, esta urbe está situada a orillas del río Traisen y es por eso que logra una atractiva panorámica desde cualquier punto de la ciudad.

Además, y al igual que sucede con muchas de las ciudades de origen austriaco, St. Pölten comparte con ellas la típica arquitectura de la región y así se caracteriza por la presencia de prolijas fachadas de colores con numerosas ventanas pequeñas. Sin dudas, el estilo barroco forma parte de muchos edificios y casas razón por la cual vale la pena recorrer sus calles para disfrutar del encanto del lugar.

Una buena parte de este legado se debe a la presencia de uno de los grandes exponentes de la arquitectura barroca, el arquitecto Jacob Prandtauer, quien se mudó a St. Pölten en 1689 y fue el artífice de algunas obras que han quedado como legado arquitectónico hasta nuestros días. Entre ellas se encuentra el convento de las Carmelitas o el Instituto de las Señoritas Inglesas.

Y si aún se quedan con ganas de más, esta tendencia artística también se puede disfrutar en las casas de las plazas Herrenplatz y Rathausplatz, o bien en la calle Fuhrmanngasse. Otro de los lugares de esta ciudad que merece la atención es la Catedral, que si bien en un primer momento fue edificada en estilo romano, luego fue reformada y pasó a su estilo barroco actual.

Pero más allá de su antigüedad, St. Pölten también cuenta con una sección más moderna, la cual está conformada por el llamado “distrito gubernamental”, el cual reúne una cantidad de modernos edificios pensados por el arquitecto Ernst Hoffmann.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Baja Austria, St. Pölten


Deja tu comentario