La residencia arzobispal de Salzburgo

Salzburgo

De alguna manera Salzburgo conserva ciertos aires medievales que se pueden percibir a través de los magníficos edificios que dan vida a esta ciudad rodeada por los maravillosos Alpes.

Dividida en dos por el río, en el casco más antiguo de la ciudad sobreviven construcciones históricas como la Casa Natal del genial Mozart o un histórico cementerio que se encuentra sobre una empinada ladera de piedra e incluso sirvió de escenario para la película Sonrisas y Lágrimas.

Debido a sus características, es común que se realicen paseos por la ciudad en antiguos carros de caballos. Este encantador circuito sale de la Residentzplatz o Plaza de la Residencia que mira a la antigua residencia arzobispal, el edificio más imponente de la plaza que data del siglo XVII y fue la residencia de arzobispos hasta el siglo XX.

En la actualidad la residencia puede ser visitada pues se ofrecen visitas guiadas que llevan a los turistas por el interior de ella pasando por la sala de Carabineros, que cuenta con distintos frescos en el techo, la sala del trono, en donde se encuentra una estufa estilo Luis XVI o la sala de conferencias en donde Mozart dio varios conciertos.

Más allá de las numerosas habitaciones que dispone este lugar el espacio que se lleva todas las miradas es la Residenzgalerie, una galería de arte que se encuentra en el tercer piso de la residencia y que cuenta con 15 salas de lienzos arzobispales. Allí se pueden apreciar obras realizadas por artistas italianos, flamencos, franceses, españoles, austriacos y alemanas.

Situada en un lugar clave de Salzburgo, al norte de la Catedral y frente a la conocida Fuente de la Residencia, un monumento diseñado en 1661, la residencia ofrece además distintos conciertos musicales que se realizan a lo largo del año.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Monumentos de Austria, Salzburgo


Deja tu comentario