- Sobre Austria - https://sobreaustria.com -

Villa Imperial de Bad Ischl, testigo de amor

La historia de Austria es también la de su mítica emperatriz Isabel de Baviera, más conocida como Sissi, quien reinó entre 1854 y 1898 y sufrió las desdichas del estricto protocolo de la época, con el que no terminaba de sentirse a gusto.

La historia de Sissi y su relación con Austria comienza cuando la por entonces duquesa de Baviera, de apenas 15 años, acompañó a su madre y a su hermana mayor a la ciudad de Bad Ischl. Su vida cambió para siempre al llegar al lugar y conocer, casi por casualidad, a Francisco José, el emperador de 23 años que, en teoría, iba a ser presentado su la hermana Helena de Baviera.

Pero el destino marcó el rumbo pues el monarca quedó encantado con la belleza de la hermana menor y así fue como esta historia de amor dio sus primeros pasos.

La ciudad de Bad Ischl cambió para siempre la vida de la joven y al poco tiempo la madre del emperador les regaló la Villa Imperial de Bad Ischl en el parque Kaieservilla, considerada desde entonces como la “capital secreta de la monarquía del Danubio”. Allí se encontraban los novios una y otra vez en forma furtiva y sin el asedio de las miradas ajenas.

Esta villa fue el lugar de reunión durante el tiempo en el que Sissí permaneció en su país natal. Ya en 1854 la joven se reunió definitivamente con el emperador y entonces abandonó su lugar de origen para instalarse en Nussdorf, cerca de Viena.

Quienes hoy visitan la ciudad de Bas Ischl pueden recordar esta historia visitando la antigua residencia veraniega del emperador. En la actualidad, allí funciona un museo en el que se puede ver la vida de la realeza puertas adentro pues se conservan muchos objetos de la pareja como trofeos y documentos ya que tanto el emperador como su esposa pasaron sus veranos en esta residencia durante 60 años.