Baños termales en Bad Ischl

Bad Ischl

Fue el lugar donde el emperador Francisco José y la joven Sissi se vieron por primera vez y también el sitio en donde luego celebraron su enlace. Y además allí se encuentra la famosa Villa Imperial, el regalo que la madre del emperador obsequió a la pareja para que pasaran sus veranos durante el resto de sus vidas juntos.

Y eso fue lo que hicieron los emperadores de Austria, durante 60 años descansaron en esta hermosa villa rodeada de parques espectaculares situada en la localidad de Bad Ischl. Gracias a la fama que adquirió la ciudad con el enlace de los novios el lugar se volvió aún más reconocido para los austriacos quienes ya desde antes visitaban este lugar en busca de sosiego para algunas dolencias.

Porque Bad Ischl es famosa por sus baños medicinales y sus aguas termales que logran efectos muy positivos en algunos enfermos. Y además tiene un encanto singular gracias a que es el epicentro cultural de la región de los lagos.

Ubicada a tan sólo 60 km de una de las ciudades más importantes de Austria, la encantadora Salzburgo, Bad Ischl cuenta con una población de 14.000 habitantes y está situada entre dos ríos: el Traun y el Ischl, que le da nombre a la ciudad. Además de sus aguas, una de las mayores virtudes de este lugar son sus paisajes montañosos y la gran cantidad de lagos que se encuentran en los alrededores.

Los turistas que se acercan a esta urbe pueden disfrutar de distintas actividades, en especial caminatas, senderismo o paseos en bicicleta aunque, al igual que sucede en la mayoría de Austria, también vale la pena degustar algunos de los manjares que se elaboran en los distintos locales gastronómicos de la ciudad. ¿Uno imperdible? La pastelería Zauner, una tienda antiquísima que fue fundada en 1832.

Imprimir

Categorias: Alta Austria, Bad Ischl


Deja tu comentario