La antigua ciudad de Krems

La hermosa ciudad de Krems descansa sobre la rivera del famoso río Danubio, que cruza varios países de Europa y da vida a numerosas localidades que han nacido, en algunos casos, de la mano de las actividades portuarias. Ese es el caso de esta urbe pequeña con no más de 28.000 habitantes que durante la Edad Media supo transformarse en un importante punto para las comunicaciones y la actividad comercial gracias al río.

Pero también podríamos decir que Krems an der Donau –ese es su nombre completo- es una de esas típicas ciudades medievales de Austria, no sólo por su belleza natural sino por su larga tradición, la cual se percibe en los muchos edificios que tiñen de gris las calles con sus piedras texturadas y sus muros asimétricos.

Ese quizá sea el mayor valuarte de esta ciudad pues todo aquel turista que aterrice en el suelo de Krems no puede dejar de visitar el hermoso casco histórico que ofrece. La experiencia valdrá la pena, tal es así que en 1975 la UNESCO nombró a esta urbe como “Ciudad modelo de conservación histórica” y en el año 2.000 fue añadida al litado de los lugares elegidos por este organismo como Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Pero volviendo al recorrido, este paraíso medieval de la Baja Austria invita a un paseo por sus calles, pasando por la plaza Körnermarkt, la iglesia barroca St. Veit de Kremso para luego disfrutar de la orilla del Danubio sin olvidar las famosas Stadtmauern, es decir los restos de lo que antiguamente fueron altas murallas que protegían a la ciudad.

En la parte alta de Krems, por otra parte, se encuentra la torre Pulverturm, que fue construida en 1477 mientras que en la entrada del casco histórico está la Steiner Tor, una puerta que data del año 1480 y está flanquedad por dos torres.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Baja Austria, Krems


Deja tu comentario