Ringstraße, el boulevar circular de Viena

Ringstraße en Viena

Austria es uno de esos países en los que la mayor cantidad de atracciones se reúnen en una única ciudad. Sí, Viena, la capital del país, es la reina de las ciudades y es por eso que concentra la mayor cantidad de museos y monumentos históricos. Ni hablar de los numerosos hoteles y restaurantes o bien de los sitios y recorridos de interés para los turistas.

Pero lo cierto es que si hablamos de dimensiones, esta ciudad no es demasiado extensa. Por supuesto, supera en tamaño a cualquier otra ciudad del país pero ni aún así consigue la superficie de otros grandes sitios del mundo como París, el DF mexicano o Buenos Aires.

De alguna manera y a pesar de que con los años se ha ido extendiendo aún hablamos de una capital discreta que a pesar de su superficie ostenta algunas de las obras de arquitectura más bonitas de Europa. Para confirmar su tamaño no hay mejor forma que analizar el famoso Ringstraße, el boulevar más conocido de Viena que debe su nombre precisamente a la forma de anillo de esta arteria.

Este Ringstraße es una calle circular que rodea el centro de Viena y atraviesa muchos de los edificios más populares de la capital como el Palacio Hofburg, el Parlamento austriaco, la Ópera, el Museo de las Artes, el primer observatorio público Urania y la Universidad de Viena, entre otros.

Este diseño circular fue obra del emperador Francisco José I quien en 1857 decidió unificar las dos partes que hasta entonces conformaban la ciudad (una fuera de las viejas murallas de la ciudad y la otra dentro de ellas). La obra demandó 30 años de trabajo pero el resultado fue magnífico pues no sólo se construyeron estos hermosos edificios estilo neoclásico, neorrenacentista y neogótico sino que el cambio radical dio vida a esta hermosa avenida de 4 km de longitud que deja entrever lo mejor de Viena.

Para recorrerla, sólo hace falta coger un tranvía de los muchos que circulan por allí.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Viena


Deja tu comentario