Stadtpark, el parque más emblemático de Viena

El Stadtpark de Viena constituye, junto con el parque Prater y la Isla del Danubio, el corazón verde de la capital austriaca. Ubicado en un espacio de 65.000 m², se extiende desde el central primer barrio, llamado Innere Stadt, hasta Landstraße, que se corresponde con el tercer barrio de Viena.

En su historia este parque guarda el honor de haberse convertido en el primer parque público de Viena. Sus orígenes se remontan al año 1860 cuando durante la demolición de las murallas de la ciudad y la construcción de la actual Ringstraße, el gobierno regente promovió su instalación en el área que circunscribía el ya famoso Wasserglacis, que se ubicaba junto a la puerta Karolinenstadttor. Erigido en estilo inglés bajo los designios del paisajista Josef Selleny y del jardinero de la ciudad Rudolf Siebeck, el Stadtpark fue abierto por primera vez el 21 de Agosto de 1862.

En el Stadpark el visitante puede observar el Kurpavillon o “Pabellón de Cura”, donde originariamente se servía agua mineral con propiedades curativas. El 15 de Octubre de 1868 Johann Strauss Sohn daba su primer concierto en el recinto, y a partir de entonces el pabellón se convirtió en un renombrado espacio donde conciertos y bailes tenían lugar. Tras una importante reforma, el edificio volvió a retomar esta tradición musical y, en la actualidad, acoge bailes, conciertos y congresos.

Este espacio en plena naturaleza también se erige como el parque más prolijo en esculturas y monumentos de toda Viena. De hecho, allí mismo toma forma uno de los símbolos más conocidos de Viena: el monumento a Johann Strauß Sohn (1825-1899). Esta figura está hecha en bronce y aparece adornada con un arco en mármol trabado por el escultor austriaco Edmund Hellmer. Una curiosidad es que el pequeño Johann Strauß de Stadtpark ocupa el primer puesto entre los monumentos más fotografiados de Viena.

En el recinto también es posible admirar otros monumentos dedicados a Franz Schubert, Franz Lehar y Robert Stolz, así como bustos en bronce del compositor Anton Bruckner o de la alcadesa Andreas Zelinka, bajo cuyo mandato fue confeccionado el Stadtpark.

Por supuesto, este parque vienés no es sólo monumentos o edificios y también ofrece un inolvidable paseo entre una rica y variopinta naturaleza preparada para florecer y mostrar su esplendor en todas las épocas del año.

Para alcanzar este destino el visitantes sólo tiene que buscar la estación de metro Stadtpark en la línea U4 (verde). No tiene pérdida. Sólo tiene que seguir una estación más en dirección Heiligenstadt después de Karlsplatz y a disfrutar de la naturaleza.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Viena


Deja tu comentario