- Sobre Austria - https://sobreaustria.com -

La Torre del Danubio en Viena

Viena es una ciudad caracterizada por su enorme variedad gastronómica. En su área metropolitana se pueden encontrar desde los lugares más típicos de comida austriaca, como los häuriger, hasta restaurantes internacionales que ofrecen especialidades griegas, croatas o húngaras.

Y entre todo este surtido de apetitosos majares destaca la oferta del restaurante giratorio ubicado en la Torre del Danubio. Localizada junto a la sede de la ONU en Viena, esta torre de 252 metros de altura domina el cielo vienés con tal esmero que ha llegado a convertirse en unos de los símbolos de la capital junto al Danubio. Cada año unos 450.000 visitantes se acercan al lugar para contemplar la ciudad desde el mirador situado a 150 metros sobre el suelo.

Construida por el arquitecto Hannes Lintl en el año 1964, la torre queda integrada en el Parque del Alt Donau o Danubio Viejo y desde su terraza se pueden llegar a divisar unos 80 km a la redonda, 80 km que enseñan a su admirador una de las vistas más bellas de Europa. La terraza del mirador dispone de dos espacios distintos; una plataforma al aire libre, desde la que percibir los intensos aromas de la verde Viena, y dos pisos acristalados, desde donde se puede disfrutar de las vistas aún en condiciones meteorológicas poco idóneas.

Además, se puede acceder al lugar tanto de día como de noche. De día, es posible deleitar los sentidos dirigiendo la vista hacia los bosques de Viena, siguiendo la traza del Danubio o admirando a vista de pájaro algunos de los monumentos más emblemáticos de la ciudad, como la Catedral de San Esteban o la noria del Prater. Por la noche, la magia del antiguo imperio se apodera del ambiente, se encienden las luces de la capital y sus reflejos hechizan al observador que, probablemente, haya perdido las ganas de bajar de nuevo a tierra.

Para seguir regalando nuestros sentidos nada mejor que pasar por la cafetería o por el restaurante de la Torre del Danubio, ya que allí no sólo se sirven deliciosas especialidades típicas de la cocina austriaca, sino que también se disfruta de unas vistas estupendas de la ciudad con la curiosidad de estar girando al mismo tiempo 360º.

Llegar a la Torre del Danubio resulta bastante sencillo. Lo más fácil es coger la línea de metro número 1 (U1), que se corresponde con el color rojo, y parar en Kagran. Desde allí sólo restan unos 5 minutos andando hasta alcanzar el impresionante mirador.