Castillo de Arstetten, hogar de Franz Ferdinand

Castillo de Artstetten

El Castillo de Artstetten tiene siete torrecillas en forma de cebollas y solía ser la residencia de verano de la familia imperial y fue aquí en donde el sucesor al trono, el Archiduque Franz Ferdinand, también conocido como Francisco Fernando de Austria, y Sofía la Duquesa de Hohenberg, pasaron sus últimos días antes de su asesinato. De hecho en este hermoso lugar de Baja Austria se encuentra un museo con el nombre de ese Duque.

Este castillo se encuentra en lo alto sobre el imponente río Danubio y está ubicado en el los bordes de la región de Wachau en Austria. El lugar se encuentra rodeado de un parque de ensueño, que ofrece un gran fondo de cuento de hadas para la visita en la que se puede revivir el pasado turbulento tanto de Austria como de toda Europa.

Es por esto que allí los visitantes pueden caminar por los caminos estrechos que dividen a la felicidad de la tristeza y a la vida de la muerte y entrar en la vida y épocas de muchas facetas de Franz Ferdinand o Francisco Fernando de Austria, quien se desempeñó como político, coleccionista, reformista y hombre que amó profundamente a su familia.

En el Castillo de Artstetten se puede ver una gran variedad de hecho de la historia. Este lugar primero fue utilizado como la residencia familiar y de verano de la familia Imperial, para después convertirse en la última morada del Archiduque Franz Ferdinand y de su esposa, Sofía, ambos víctimas de los fanáticos de la Joven Bosnia en Sarajevo, asesinato que llevó a la Primera Guerra Mundial.

Este hermosa pieza arquitectónica, que ha sido mencionada en documentos tan tempranos que datan del siglo trece, ha sido transformada en muchas ocasiones durante estos siglos, hasta que adquirió su apariencia actual con forma de cuadrado que está rodeado por siete imponentes torrecillas que tienen en su punta la forma de cebollas.

Desde el año 1983 este castillo ha sido el hogar del Museo del Archiduque Francisco Fernando de Austria que tiene una exhibición permanente llamada «Para el corazón y la corona» que le brinda a los visitantes una mirada profunda a la vida y familia de este heredero al trono. Además su vida llena de contrastes se muestra en diferentes exhibiciones que cambian cada año.

En este lugar, además de la historia, el arte y la cultura, los turistas también pueden encontrar lugares de relajación y de entretenimiento. Allí se pueden dar un regalito mientras descansan en el Café del Castillo o simplemente se pueden sentar a relajarse en la Terraza sur y desde allí disfrutar de la hermosa vista del parque con sus extraordinarios árboles antiguos.

Foto Vía: Jaime Ardiles-Arce

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Austria, Monumentos de Austria


Deja tu comentario