Los Alpes austriacos y la belleza de Lech

Calles de Lech

Los Alpes generalmente son conocidos en el mundo entero como los Alpes Suizos, pues la imagen más conocida corresponde a las montañas del país de los relojes y los chocolates. Sin embargo, Austria también goza de sus alpes y sus muy recomendables atractivos de invierno.

Y el común denominador del invierno es la nieve y la gran cantidad de turistas que en épocas de vacaciones organizan sus viajes a los centros invernales más bellos del mundo. En el tramo de los Alpes austriacos, la región abarca miles y miles de kilómetros de pistas y relieves, lógicamente respaldados por una infraestructura hotelera de primer nivel. En el trayecto que recorren los Alpes austriacos, una de las regiones más destacadas es el Tirol, lugar donde será un verdadero pecado olvidarse la cámara de fotos digital.

Ya en Tirol, sobre el oeste, podremos llegar a Alberg, con cinco excelentes pistas de esquí que en total suman más de 250 kilómetros para disfrutar del deporte más famoso en la nieve. Además, cuenta con cerca de 80 elevadores y los mejores hospedajes que, sumado a los excelentes servicios que ofrece, posiciona a esta región como una de las mejores del mundo por excelente en centros invernales.

Y aquí mismo, además de esquiar, podremos visitar los cinco pueblos que conforman la región, que son Lech, Crhistoph, Stuben, Zurs y Antón. Y dentro de estos pueblos, será imposible no hacer referencia a Lech, una estación austriaca tan bella que parece haber sido extraída de un documental sobre el verdadero paraíso.

La principal atmósfera que se respira en Lech es totalmente acogedora, bella, cálida pese al intenso frío, y atrapante. No sólo es un excelente atractivo para los esquiadores de todos los rincones del mundo, pues cuando los deportistas vuelven a sus hogares, esta zona recobra el aire de pueblo encantador, esos lugares en que una cabaña en medio de la montaña, rodeado de paisajes verdes y exóticos, con el frío de los alpes pero el calor de un hogar a leña, con un buen licor o vino tinto apreciando la calma y tranquilidad que sólo podremos encontrar en estos pueblos.

Los transportes para llegar a Lech son por medio del avión, a través de las líneas Lufthansa y Austrian Airlines. En tren, a poco más de 15 kilómetros hasta la estación de Langen am Arlberg, y en automóvil, desde Innsbruck pasando por Landechk Saint Anton.

Sea como sea, lo importante es llegar, porque como si fuera poco, hasta las rutas atraviesan los paisajes más espectaculares.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Estaciones de esqui, Tirol


Deja tu comentario