La Cripta Imperial de Viena, una tumba real

Cripta imperial de Viena, Austria

En Viena hay un lugar donde reina el silencio, pero no porque no haya nadie, sino porque está destinado a los difuntos. En concreto, alberga los cuerpos de 146 nobles de Austria. Se trata de la Cripta Imperial donde están enterrados los emperadores y emperatrices de la historia austríaca.

Fue la emperatriz Ana del Tirol, esposa de emperador Matías I, quién tuvo la idea de crear un claustro capuchino y una cripta para sus respectivos enterramientos, en las cercanías del Palacio Imperial de Hofburg, en Viena. Las obras comenzaron en 1622, ya fallecidos los emperadores Ana y Matías y cuyos cuerpos reposan en este edificio desde 1633.

Pero parece que la cripta gustó al resto de emperadores, lo que llevó a Leopoldo I, José I y Carlos VI a ampliarla. Las obras continuaron durante el siglo XVIII y XIX, tanto trasiego hizo que el monasterio adyacente se encontrara en mal estado y hubiera que derribarlo y construido uno nuevo en 1840.

Ya en los años sesenta, se empezó a observar que por culpa del calor y la humedad, la cripta se estaba deteriorando, con lo que se tomaron medidas al respecto y se realizó una reorganización de las tumbas. Se creó una bóveda nueva donde se enterraron los restos de obispos, antepasados directos del último emperador y familia inmediata del archiduque Carlos de Austria-Teschen; se cambiaron las tumbas de doce niños a la bóveda Leopoldina; treinta y siete tumbas, de algunos menores y miembros menores de la familia, fueron amuralladas en la Bóveda Fernandina, todo para conseguir un poco de orden entre tanta obra.

Finalmente, en 2003 se hicieron unas reformas para facilitar el acceso a minusválidos y se le dotó de aire acondicionado, lo que mejora la conservación de las tumbas, de los 12 emperadores y 18 emperatrices, familiares y gente allegada a los mismos. La sepultura más reciente data de 1989.

Las bóvedas son diez cámaras en las que se encuentra dividida la cripta, destaca la bóveda de los Fundadores, la Toscana y la Fernandina.

Entre las tumbas, se pueden apreciar tumbas de época barroca y rococó de bronce o la tumba de José II de cobre o la de Francisco José I de piedra. Dentro de los ataúdes, los cuerpos de tan excelentes personas están embalsamados con los órganos extirpados. Parece ser que el corazón de algunos cuerpos fue colocado en urnas de plata y enviados a Herzgruft en la Augustinerkirche, y algunos intestinos depositados en urnas de cobre y enviados a la Cripta de los Duques, en las catacumbas de la catedral de Viena.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Viena


Comentarios (1)

  1. isabel dice:

    la princesa isabel apodada sisi ambien esta enterrada ahi¿porque no aparace en el texto?

Deja tu comentario