Un paseo por Viena con Gustav Klimt

Gustav Klimt

Para muchas personas en el mundo el pintor Gustav Klimt fue el mejor representante del estilo Art Nouveau. De hecho es casi imposible que no hayas visto sus obras más representativas como son «El Beso», el Friso de Beethoven o «Judith», incluso si no sabes mucho sobre pintura y arte. Por toda la ciudad de Viena, podemos encontrar diferentes muestras de la obra de este gran artista.

En el bulevar de Ring, que es el más famoso de la capital austriaca, encuentras el Museo de Bellas Artes, en donde se encuentra la colección más grande de pinturas del famoso artista Pieter Brugel, por lo que es considerado uno de los museos más importantes del mundo. En este lugar, Klimt creó cuarenta pinturas entre las columnas y otros espacios del lugar.

Uno de los trabajos más famosos de Klimt es el Friso de Beethoven que fue hecho para una exhibición del movimiento de secesión. Esta pieza era la encargada de recibir a los visitantes al edificio de secesión, sin embargo cuando terminó la exhibición la idea era quitarlo del todo, pero un coleccionista lo compró en 1903 y lo quitó de la pared, separándolo en siete piezas. En 1973, el país lo compró de vuelta y lo colocó en el mismo lugar donde estaba originalmente, así que te recomiendo visitarlo y pasar por la tienda del museo, en donde puedes comprar reproducciones de esta bella obra.

En el Museo Austriaco de Artes Aplicadas, Gustav Klimt aprendió algunas cosas con el pintor de decoración Ferdinand Laufberger. En la actualidad, en este lugar se pueden ver nueve bocetos de diseño creados por este artista entre los años de 1905 y 1909 para el Friso Stoclet y son piezas importantes para los amantes de este pintor, en la tienda de recuerdos del lugar también puedes encontrar objetos con réplicas de estos bocetos.

Sin duda, el lugar más visitado por los amantes de Klimt es la Galería Belvedere, en donde se encuentra el famoso cuadro «El beso» con sus 180 por 180 centímetros de tamaño y que fue mejorado por sus toques en dorado y en plateado. Con esta obra, este artista alcanzó su punto más alto de su fase dorada, pero no es la única pieza de él que puedes ver allí, ya que tienen una buena colección.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Arte y Cultura, Viena


Deja tu comentario