Castillo Riegersburg, una verdadera fortaleza

Riegersburg

Situado a 482 metros de altura en un afloramiento rocoso se encuentra el Castillo Riegersburg, un castillo impenetrable por los invasores húngaros y turcos durante varios siglos.

El Castillo Riegersburg está situado a unos diez kilómetros al norte del distrito Feldbach sobre los restos de lo que fuera un volcán. Ofrece una vista maravillosa sobre los valles, los bosques verdes y los viñedos espléndidos del sudeste de Estiria. Una verdadera fortaleza que nunca fue conquistada en sus 850 años de historia.

El imponente edificio se levantó alrededor del siglo 11, pero tomó su aspecto actual en el siglo 17, cuando las modificaciones fueron hechas por su propietaria de aquel entonces, la baronesa Katharina Elisabeth von Galler, lo que incluye un total de tres kilómetros de muros de defensa para proteger a la meseta de la roca. En 1822 fue comprado por los Príncipes de Liechtenstein, quienes todavía poseen y ocupan algunas de las habitaciones. Hay un memorial de la guerra, un recordatorio de la feroz lucha en 1945, cuando los alemanes ocupando el castillo fueron atacados por tropas rusas.

Para quienes pretendían invadirlo y para los turistas, el Castillo Riegersburg era inexpugnable por su escarpado sendero. Pero gracias al teleférico, disponible desde 2003 en el lado norte del castillo, la subida no lleva más de 90 segundos.

La sola subida al castillo ya es una experiencia inolvidable. Los tres kilómetros de murallas con lagunas, los siete arcos y once bastiones nos remontan y hacen suponer un pasado emocionante. La vista más impresionante es la Sala de los Caballeros, construida alrededor de 1600, con sus magníficas taraceas adornado en las puertas de madera y el techo, así como el Salón Blanco con su hermoso techo, una obra maestra de los primeros siglos del Barroco.

Hoy, una parte de las 108 habitaciones del castillo dan cabida a dos exposiciones. El «HEXENMUSEUM» (Museo de Bruja) en el sótano, que nos lleva a través de los episodios oscuros que se tejieron alrededor de la «cacería de brujas» en Estiria. La otra exposición es «Mythical Riegersburg – Legendary Women», más conocida como Museo del Castillo, en el primer piso, ofrece una visión de las personas y los acontecimientos de la historia de Riegersburg en el siglo 17.

Justo enfrente de la entrada del castillo se encuentra un restaurante autoservicio con una magnifica vista no solo de Estiria sino también de los países vecinos de Eslovenia y Hungría. Dentro del restaurante hay espacio para unas 100 personas y en el exterior para aproximadamente 250 personas.

Foto Vía: Marion Schneider & Christoph Aistleitner

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Estiria


Deja tu comentario