Hallein y las minas de sal

hallein

Hallein se presenta como el centro económico de Tennengau, un pueblo con muchas facetas y caras: pueblo celta, cultural, de compras, industrial… el segundo pueblo más grande, el segundo más bonito y el segundo pueblo más turístico de la provincia de Salzburgo.

Hallein en sí es un lugar agradable con un atractivo centro, algunos museos y un paseo a lo largo del río. La pequeña isla ( «Pernerinsel») tiene una vieja sala de almacenamiento que ahora se utiliza para conciertos, obras de teatro y, durante el verano, para los eventos del Festival de Salzburgo. Sin embargo, la mayor atracción de Hallein se encuentra un poco más arriba en la montaña cercana de Dürrnberg.

Las minas de sal de Hallein se encuentran entre las más antiguas minas en el mundo y están abiertas al público como un espectáculo. La tierra bajo la superficie de la Dürrnberg es la clave de la riqueza del pasado legendario de Salzburgo.

La sal se ha explotado allí desde la época de los celtas y, en años posteriores, ese mismo tesoro subterráneo ayudó a los príncipes arzobispos de Salzburgo a acumular sus riquezas sin límites. Por insignificante que pueda parecernos la sal hoy día, desempeñó un papel crucial en la historia del área alrededor de Salzburgo.

El Mundo de la Sal, como es llamado el espectáculo, nos trasporta en el tiempo para experimentar el misterioso mundo de los mineros que, con sus propias manos, cavaron profundos laberintos a lo largo de la montaña. Al comienzo del viaje a las profundidades de Mundo de la Sal, recibimos nuestro equipo minero (o al menos algo parecido). A continuación un guía nos lleva en un pequeño tren en las minas de la montaña mientras nos explica la historia de la sal y la minería en Dürrnberg.

El recorrido está bien preparado y complementado con pequeños puntos de información, clips multimedia que cuentan la historia de las minas de sal y el comercio. Además incluye un lago subterráneo, una exhibición espeluznante de una momia de sal y dos láminas de madera, de los cuales el más largo se extiende por 40 metros.

Podemos continuar nuestra visita a Hallein por su casco antiguo y devolvernos a la época en que la sal era llamada «oro blanco». Durante muchos siglos, el desarrollo del paisaje urbano, los habitantes, así como el comercio y la artesanía se beneficiaron de la sal.

Foto Vía: Wikimedia Commons

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Salzburgo


Deja tu comentario