Cervecería Augustiner, en Salzburgo

Cerveceria Augustiner

Después de pasear por Salzburgo y maravillarnos con su patrimonio arquitectónico, nada mejor que entrar en un ambiente acogedor donde descansar y relajarnos por un buen tiempo. Ese ambiente nos lo ofrece la cervecería Augustiner o Müllner Bräu como es llamada allí, un lugar donde la cerveza mas pequeña es de medio litro.

La Müllner Bräu se encuentra en un antiguo monasterio de los Agustinos fundado en 1605. En los edificios de la antigua abadía se puede encontrar un molino y otras partes de las instalaciones de la abadía. En la parte del edificio de la cervecería se puede encontrar una gran puerta con decoraciones de estuco de Diego Francesco Carlone desde 1710.

También se puede ver dos estatuas, una de San Agustín y la otra de San Benito. hoy día, tiene un valor considerable al mantener la vieja tradición de la elaboración de la cerveza artesanal, incluyendo el sello distintivo de servir la cerveza de un barril de madera en mugs de cerámica.

A diferencia de la producción industrial de la cerveza, como es habitual hoy en día, la cerveza en la cervecería Augustiner, como en muy pocos otros fabricantes de cerveza en Austria, es considerada todavía como un arte. La cerveza es elaborada con técnicas artesanales tradicionales, hecha sólo de malta, agua, lúpulo y levadura, libre de aditivos. La producción de la cerveza Augustiner tiene un total de algo más de 16 semanas. Es una cerveza fresca y sabrosa, de color amarillo claro, no amarga ni dulce.

El autoservicio funciona allí desde 1890. Para no pasar por típicos turistas, primero vamos a uno de los mostradores de cerveza (hay uno dentro de la fábrica de cerveza y otro afuera en la escalera principal de la cervecería). Tomamos una mug o jarra de la plataforma y la enfriamos con agua de la fuente. A continuación, vamos al cajero y pagamos la cerveza con antelación. Recibimos un recibo con el que podremos ir al mostrador donde se extrae la cerveza fresca de los barriles de madera.

Cuando el clima es más cálido podemos disfrutar de una cerveza al aire libre bajo la sombra de los castaños.

Para las personas interesadas un poco más en los placeres de la cerveza hay una visita guiada por la fábrica de cerveza, un «museo vivo de la cerveza».

Foto Vía: Robert Wetzlmayr

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Salzburgo


Deja tu comentario