Schwarzenberg, productos lácteos y arte

schwarzenberg

Schwarzenberg es un pequeño pueblo situado en el pintoresco bosque de Bregenzerwald 700 metros sobre el nivel del mar. Su sitio de referencia es el centro del pueblo con su arquitectura de madera perfectamente conservada y su alimento característico son los productos lácteos.

Al pasear por el pueblo podrás ver una fábrica de queso grande y, temprano en la mañana y también por la noche, el sonido de los cencerros anuncia el desfile de las vacas que se desplazan por un sorbo de agua fría en la antigua fuente de la plaza del pueblo. El pueblo no sólo acoge a las vacas, sino también un número de turistas que son atraídos por la variedad maravillosa de casas típicas de la región y las posibilidades de senderismo.

Un pueblo con menos de 2.000 residentes, Schwarzenberg podría conservar gran parte de los aspectos encantadores de Vorarlberg rural. De hecho es considerado uno de los pueblos rurales más bonitos. Los visitantes deberían ver el centro del pueblo, que está dominado por la iglesia parroquial, la casa de baile, las casas de huéspedes con marcos tradicionales de madera y granjas.

Austria es conocida mundialmente por sus compositores y festivales de música de primera clase. El pueblo de Schwarzenberg hace parte de esa oferta musical y es el lugar de encuentro anual para un público internacional que busca una experiencia cultural excepcional en el festival Schubertiade Schwarzenberg: escuchar música interpretada por destacados artistas en un entorno idílico.

Como el nombre lo indica, el festival está dedicado a Franz Schubert. Más concretamente, la serie se centra en obras de Schubert que son ignoradas en otros lugares, lo cual ayudó a asegurar un nicho para los verdaderos aficionados a Schubert. Gracias a este evento el turismo de verano se ha beneficiado enormemente.

Otro nombre que explota Schwarzenberg para el turismo es Angelika Kaufmann, quien nació en Chur (Suiza) en 1741 y murió después de una azarosa vida en Roma en 1807. La hija de un pintor que se convirtió en una artista por ella misma y fue miembro fundadora de la Real Academia de Bellas Artes. Poco hizo ella en Schwarzenberg, pero eso no impide que la propaganda local de turismo explote su leyenda.

Pasó unos años más bien insignificantes en Schwarzenberg y pintó algunos de los frescos de la iglesia local, pero las más importantes piezas de arte en la iglesia fueron hechas por su padre. Hay objetos en memoria de ella en el museo local, así como exposiciones que reflejan la cultura de la región de Bregenzerwald.

Foto Vía: Böhringer Friedrich



Etiquetas: , ,

Categorias: Vorarlberg


Comentarios (1)

  1. a. bogner dice:

    belleza de lugar y del pais entero ademas de la cultura la arquitectura y la gente tan cordial…

Deja tu comentario