Bad Kleinkirchheim, entre montañas y balnearios

Bad Kleinkirchheim

Bad Kleinkirchheim es un popular destino turístico en el sur de Carintia, cerca de Spittal an der Drau. El municipio está pintorescamente incrustado en la maravillosa zona de las montañas de Nock en la provincia más austral de la cordillera de los Alpes Hauptkamm.

Bad Kleinkirchheim es moderno y tradicional. Aparte de ser un típico pueblo idílico este complejo ofrece una gran variedad de actividades de ocio tanto en invierno como en verano.

Bad Kleinkirchheim tiene dos principales atractivos que encantan a determinados turistas: suaves montañas donde principiantes, familias y personas de edad avanzada pueden practicar esquí y senderismo; y aguas termales que alimentan dos modernas piscinas públicas.

Esto en combinación con numerosas tiendas, restaurantes y hoteles que ofrecen buena comida y refugio, y la proximidad a la frontera sur hacen de Bad Kleinkirchheim  un lugar popular para italianos, así como para familias de Austria.

La zona de esquí en Bad Kleinkirchheim incluye 100 kilómetros de pistas con una red de 26 ascensores y funiculares. La fabricación de nieve artificial cubre el 97 por ciento de las laderas, garantizando el buen mantenimiento de las pistas. El esquí es bastante restrictivo para todos excepto para los intermediarios, pero sin embargo, todavía agradable.

Hay muchas tiendas de arte y artesanías, así como un museo de artesanía, cuatro bancos, un supermercado, una floristería y una librería, pero lo que realmente quieres hacer, si no estás esquiando o haciendo senderismo, es ir a los centros termales.

La leyenda cuenta que la capacidad de recuperación de las aguas minerales locales se conoció después de que el prófugo mal herido Conde Palatino Poto se escondió en el valle de Kirchheim en 1055, y vio sus heridas curar milagrosamente después de probar un poco de agua fresca de manantial.

En 1884, un hotelero local produjo un folleto para ensalzar los beneficios de salud de estar allí, y se convirtió en un destino para los enfermos que buscan la «cura». En 1934 la primera piscina termal al aire libre fue construida y al año siguiente Kirchheim se concedió el derecho de agregar la palabra Bad (que lo designa como un balneario oficial) a su nombre y en 1969 llegó una piscina cubierta térmica y diez años más tarde, el centro de baños termales Roemerbad (termas romanas) se abrió.

Foto Vía: Popie

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Carintia


Deja tu comentario