Dürnstein, la perla de Wachau

Dürnstein

Dürnstein, también conocida como «La Perla de Wachau», es una ciudad barroca muy bonita en la orilla del Danubio, la cual es descubierta cuando se hace un crucero río abajo desde Melk. Wachau está entre las regiones más populares y conocidas de Austria.

Muchos visitantes llegan para apreciar el paisaje, la cultura y los excelentes vinos. Dürnstein es la atracción turística más popular en esta región y fue allí donde el rey Ricardo Corazón de León, de Inglaterra, fue cautivo en 1192.

A lo largo del recorrido a pie por Dürnstein, se encuentra algunas muestras de la impresionante arquitectura vienesa tradicional. Cada edificio en Dürnstein tiene una historia y una mirada que lo conecta con el resto de la ciudad. En medio del recorrido se puede entrar en una de las tabernas de vino de la ciudad y probar los vinos añejos de esta tierra fértil. Dürnstein está en el centro de la región vinícola de Austria.

El antiguo monasterio barroco en Dürnstein es una de las características destacables de la ciudad. Con una impresionante arquitectura barroca y construida sobre una enorme roca, es una de las cosas más populares para visitar. Después de pagar por la entrada al monasterio, se puede visitar la terraza en la parte superior del monasterio y ver el Danubio, los montes y la ciudad desde una perspectiva única.

Una de las atracciones que atrae mucha atención de los turistas británicos y amantes de la historia son las ruinas del castillo Burgruine. Esto se debe a que Ricardo I, también llamado «Corazón de León», fue mantenido prisionero allí. La leyenda de Ricardo Corazón de León es casi tan antigua como las montañas de Wachau.

La historia cuenta de un rey inglés arrogante que ofendió al poderoso duque Leopoldo V de Austria derribando su pendón y tirándolo en el foso de Acre durante las cruzadas en Tierra Santa en el siglo 12. Más tarde, de vuelta a su querida Francia en 1192, el barco de Ricardo, se hundió en medio del Adriático, lo que le obligó a continuar su viaje por Austria de modo incógnito.

Cuando su verdadera identidad fue desenmascarada (presuntamente por pagar con monedas de oro y utilizar un valioso anillo en su dedo) el monarca inglés fue capturado y mantenido cautivo en el castillo por Leopoldo.

Según una peculiar leyenda, durante muchos años nadie sabía exactamente donde había sido encarcelado el rey inglés en Austria. Sin embargo, su fiel trovador Blondel viajó por todo el país para encontrar a su amo. Pasó de castillo en castillo, tocando su laúd y cantando una canción que sólo él y su «maestro» Ricardo sabían. Cuando llegó a Dürnstein, cantó la primera línea y Ricardo respondió con la segunda. Blondel volvió a Inglaterra y las negociaciones sobre el pago del rescate comenzaron.

Una gran cantidad de oro se pagó al duque de Austria para dejar libre a Ricardo, lo cual causó un poco de crisis económica en Inglaterra. Para Austria, sin embargo, resultó ser muy beneficiosa y se utilizó el dinero sabiamente para todo tipo de cosas útiles.

Foto Vía: gego2605

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Baja Austria


Comentarios (1)

  1. Sara olarte dice:

    En el 2016 visité las ruinas de Durnstein.y la historia del rey Ricardo me encantan y su arquitectura medieval es maravillosa.

Deja tu comentario