Grinzing, el lugar de las tabernas de vino en Viena

Grinzing

Una visita a Viena simplemente no puede ser completa si no se visita un tradicional Heuriger, una acogedora taberna de vino para experimentar no sólo las variedades de uva más finas de años sino también algo de verdadera música tradicional, incluido el siempre popular vals vienés. Grinzing, en el distrito 19, es el mejor lugar para esta experiencia, con una gran elección de Heuriger para elegir y una atmósfera siempre animada.

La historia describe a Grinzing como una región independiente de viticultura hasta 1892, después de lo cual, Grinzing se transformó en el distrito 19 de Viena después de ser integrada como parte de la ciudad. Grinzing fue destruida y construida en varias ocasiones por soldados franceses y turcos. Como resultado de esta reconstrucción constante, la localidad ha adquirido un encanto pintoresco.

Las viejas casas y callejuelas están protegidas por los jardines. En los establecimientos cuelgan pequeñas ramas de pino por encima de las puertas, lo que indica que las posadas están abiertas para los negocios. En definitiva, es un sitio digno de mención en Viena, que tiene por ofrecer lugares históricos y verdaderas joyas arquitectónicas.

La iglesia de Grinzing, uno de los principales atractivos de la zona más allá de sus muchas tabernas, fue construida en 1426. Desde que fue gestionada por el monasterio de Klosterneuburg, no llegó a ser una iglesia parroquial hasta 1783. Es una iglesia gótica que se ha renovado recientemente.

La inmensa área de la colina Hermannskogel está ocupada por Wienerwald y casas de Habsburgwarte. Un monumento dedicado a Karl Lueger se encuentra en los alrededores, así como el famoso restaurante de Cobenzl, justo en la colina Reisenbeerg.

Otro de los atractivos de Grinzing es el cementerio del siglo 19. Es el lugar donde reposan cadáveres famosos como Gustav Mahler, su viuda Alma Mahler-Werfel, el conocido actor nacional Atila Hörbiger, Heimito von Doderer y el escritor Thomas Bernhard.

Grinzing recibe mucha atención de los viajeros extranjeros, pero, debido a su popularidad entre los operadores turísticos y la disminución de los viticultores profesionales, Grinzing es menos atractivo para los vieneses. Aunque ha sido designada un sitio histórico, la zona todavía sufre una protección inadecuada de desarrollo.

Foto Vía: Ivan C

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Viena


Deja tu comentario