Therme Oberlaa, el único spa de Viena

Therme Oberlaa

Viena es conocida no sólo por sus teatros, museos y como un centro internacional de congresos, sino también como un centro de rehabilitación. El único spa dentro de los límites de Viena está situado en el sur de la ciudad. El «Therme Oberlaa», como es llamado el centro de salud y bienestar, cuenta con una variedad de piscinas complementadas con la oferta habitual de gimnasio, deportes, masajes y sauna.

La fuente termal fue descubierta por casualidad. Estaban buscando petróleo en la década del 60, pero en su lugar Viena obtuvo sus propias aguas termales sulfurosas. En 1969 el edificio balneario fue terminado y el nuevo centro de salud, con el Instituto Ludwig Boltzmann para el reumatismo y balneoterapia, fue inaugurado en 1974.

Puedes elegir entre una amplia gama de instalaciones. Hay dos piscinas termales interiores y dos al aire libre, todas con duchas de chorro, un baño burbujeante y una piscina al aire libre (1,500 metros cuadrados de agua).

La amplia y moderna área de sauna, recientemente renovada con azulejos de mosaico de vidrio de moda italiana, cubre un sauna finlandés (diferentes temperaturas, mixtas y de un solo sexo), cámaras de aromaterapia (eucalipto, flor de heno y manzanilla), un baño de vapor y una piscina para una cura especial desarrollada por el famoso médico austriaco Kneipp.

También hay un sauna con temperaturas que son de alrededor de 50 º C, donde campos electrostáticos producen una especie de «clima alpino del Caribe». Puedes mimarte con una visita al solarium o con una amplia gama de masajes, como un masaje deportivo y un masaje anti-estrés. «Liquid Sound», una combinación de música relajante bajo el agua con efectos especiales de luz, es exclusivo de este centro de bienestar.

El área infantil cuenta con un parque de juegos acuáticos con toboganes y diferentes figuras con fuente de agua. Por otra parte, Therme Oberlaa cuenta con restaurantes, una peluquería y un salón de belleza y pedicura, pistas de tenis y un salón para eventos culturales.

Algo que hay que tener en cuenta es la «jerarquía social» del spa: clientes habituales de Oberlaa, en su mayoría jubilados que van todos los días y esperan privilegios especiales a cambio de su lealtad. Lo que significa que quedan muy indignados si te sientas en la tumbona que han ocupado durante años.

Foto Vía: Buchhändler

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Viena


Deja tu comentario