Gumpoldskirchen, para los amantes del vino

Gumpoldskirchen

La encantadora ciudad de Gumpoldskirchen está ubicada a los pies del macizo de Anninger en medio de viñedos románticos. La ciudad es un destino popular para los amantes del vino de todo el mundo y los que buscan relajarse. Gumpoldskirchen es famoso por sus excelentes vinos, ofrece un ambiente encantador, y está a sólo un corto viaje en tren o en coche del centro de Viena.

En 1975, se abrió una ruta informativa de viticultura por iniciativa de la sociedad de viticultura local. Su objetivo fue difundir información sobre el cultivo de viñedos y cultivo de la vid, así como la diversidad de uvas y vinos. Hoy en día, esta ruta es muy popular.

Esto es debido en parte a su tema fascinante. Sin embargo, su ubicación en un campo especialmente atractivo contribuye mucho. Puedes tomar una excursión a casa de un viticultor local, donde tienes la oportunidad de degustar algunos vinos locales y comer manjares típicos.

Gumpoldskirchen es un destino muy apreciado por los turistas. Los visitantes llegan a degustar los vinos, pero les gusta también permanecer allí y realizar paseos y excursiones en Viena, Burgenland y en la región circundante de la Baja Austria. Los excursionistas disfrutan de agradables caminatas y paseos. Hay una caminata especial donde puedes ser atraído por la belleza de los bosques de Viena.

En términos de lugares para visitar, no hay gran cosa. La iglesia parroquial de San Miguel, construida entre 1400 y 1450, es una de las más bellas iglesias góticas rurales. El castillo de la Orden Teutónica con su núcleo data de los siglos XV y XVI. En 1998 y 1999, el castillo fue restaurado y hoy sirve como una popular casa de huéspedes.

El Ayuntamiento, erigido en 1559 en estilo renacentista, fue originalmente un palacio de justicia. La sala de columnas se pueden ver hoy en el segundo piso. En frente del Ayuntamiento está la Picota, una columna de piedra enorme. Malhechores se pusieron en la picota para el castigo, pero también representa un símbolo de las autoridades locales.

La calle de la iglesia conduce desde el Ayuntamiento hasta la iglesia parroquial de San Miguel y representa la joya de Gumpoldskirchen junto con los patios adyacentes del Renacimiento. Pasear a lo largo de la calle da la sensación como si el tiempo se hubiera detenido.

Foto Vía: Karl Gruber

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Baja Austria, Gumpoldskirchen


Deja tu comentario