- Sobre Austria - https://sobreaustria.com -

Los alrededores de la plaza Michaelerplatz

Michaelerplatz (Plaza de San Miguel) es una de las plazas más concurridas de Viena, gracias a su proximidad con el Hofburg, el palacio imperial de Viena. Muchos turistas se dirigen directamente al palacio, pero hay algunos otros lugares dignos de mención alrededor de la plaza.

Michaelerplatz está dominada por la puerta de entrada al Hofburg, la Michaelertor, junto con la cúpula Michaelertrakt, una de las alas más exuberante del palacio imperial. En cada extremo de la Michaelertrakt hay grandes fuentes con grupos de esculturas, y a lo largo de los lados de las tres entradas hay colosales estatuas de Hércules.

Frente al palacio está uno de los primeros edificios modernos de Viena, la LoosHaus. Es el edificio más famoso de Adolf Loos, y – aunque es difícil de ver ahora – en su momento, causó gran polémica. El edificio ocupa una posición dominante frente al palacio imperial y proporciona cuatro pisos de apartamentos por encima de los pisos de negocio.

La parte polémica del diseño fue la desnudez de la fachada, sin decoraciones, muy inusual en el estilo barroco de Viena. La construcción incluso se detuvo en 1910 en reacción a la simplicidad de su fachada. A Loos sólo se le permitió continuar después de que prometiera decorar la fachada con jardineras en los balcones. El emperador Francisco José I despreció la fachada moderna frente a su palacio y se dice que las cortinas en el ala opuesta a la LoosHaus se cerraron siempre para no tener que mirarla. Hoy el edificio es considerado un ejemplo de innovadora arquitectura moderna.

El edificio más antiguo en Michaelerplatz es la Michaelerkirche, durante mucho tiempo la iglesia parroquial de los emperadores. Originalmente fue construida en 1221 pero ha sido regularmente ampliada y modificada hasta tal punto que ahora consiste en una amalgama de estilos arquitectónicos. Hay algunas tumbas en la iglesia pero más espectaculares son las catacumbas donde los cuerpos de personas enterradas entre los siglos XV y XVIII están en su mayor parte intactos debido al clima uniforme.

En el centro de la plaza, se puede admirar un sitio de excavación arqueológica conservada por el Museo de Viena. En la excavación se descubrieron restos de una casa romana, así como algunas fundaciones medievales y restos del antiguo teatro Burgtheater. Las ruinas están expuestas y pueden verse desde la calle.

Una ciudad como esta no se le puede escapar a ningún buen turista que se precie.

Foto 1 Vía: David Pasek

Foto 2 Vía: Diego Martínez Castañeda